Nos vamos a la auténtica Holanda

0 comentarios
Nos vamos a la auténtica Holanda
Valora este post
Si el viajar es un placer que nos suele suceder, una de las mejores elecciones es hacer que eso pase con Holanda como destino. Una de las mejores opciones para descubrir una parte del corazón de Europa.
Son muchos los iconos que la mayoría seríamos capaces de enumerar con respecto a Holanda: sus paisajes de molinos y tulipanes, su selección de fútbol, sus quesos, Amsterdam, Rotterdam, las bicicletas, etc. A lo que hay que sumar la fama que tienen los holandeses de ser gente tranquila y amable. Todo en su conjunto ha conseguido conformar una imagen de destino atractivo, deseado por muchos de nosotros y al que algunos hemos viajado en más de una ocasión.
Viajar a Holanda no es sólo hacerlo a Amsterdam o Rotterdam, principales ciudades turísticas del país, tradicionales primeras tomas de contacto o vías de entrada para la mayoría de los turistas, al menos en la primera ocasión que viajan a Holanda. Ambas ciudades son un “must” cuando se visita Holanda. Pasar al menos un par de días en ellas siempre es muy interesante, pues su vida cultural es tan dinámica que siempre se disfruta y se descubre algo nuevo.
Pero, al mismo tiempo, desplazarse a zonas menos turísticas es lo que realmente permite conocer a la otra, a la auténtica Holanda. Y en este viaje a la auténtica Holanda hay “ingredientes” que no deben faltar:
El viaje a los tulipanes: la flor nacional, la más querida por los holandeses, es el tulipán. Hasta un museo nacional existe en la capital del país en su honor. El tulipán es motivo de visita de miles de turistas que viajan al interior del país en busca de paisajes de tulipanes.
El encuentro con los gigantes del viento: los molinos son otros de los iconos de la auténtica Holanda. De hecho, es el país del mundo con mayor número de molinos de viento. Más de mil, repartidos en el verde paisaje de Holanda y que son, sin duda, uno de los recursos más fotografiados.
Los pueblos del norte: a no muchos kilómetros al norte de Ámsterdam, existen rincones únicos y muy poco conocidos. Son pueblos como Monnickendam, Broek, Volendam, Enkhuizen o Edam, conocidos por su patrimonio, por su arquitectura, su tranquilidad, su paisaje marítimo e incluso por su gastronomía, como es el caso de Edam y su famoso queso.
Dejar comentario
Etiquetas: ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios