Estos son los 6 lugares que debes conocer si viajas a Perú, el país más rico del mundo

0 comentarios

Es un país bendecido por una deslumbrante geografía y cultura milenaria, con una ubicación privilegiada en el centro de América del Sur. Viajar a Perú es despertar sueños pendientes, conectarse con uno mismo, saborear insumos que alimentan el alma y vivir experiencias invaluables. Enriquecerse con experiencias únicas e inolvidables. Un lugar donde la adrenalina y el encanto van de la mano gracias a su increíble belleza natural. En este blog, te presentamos 6 asombrosos lugares para visitar en Perú, el país más rico del mundo. 

Lima. © Daniel Silva / PROMPERÚ

1. Lima

La ecléctica capital peruana hechiza a los visitantes con su bahía, bañada por las aguas del Pacífico, su pasado colonial, impregnado en cada obra arquitectónica que la adorna, y un multifacético origen que se respira en cada esquina.

La Ciudad de los Reyes es famosa por ser un amplio abanico de culturas, etnias y costumbres que la convierten en una de las ciudades más diversas del mundo. Es precisamente esta mezcla de culturas la que ha hecho de Lima, la “Capital Gastronómica de Sudamérica”, una ciudad milenaria y cosmopolita, en la que se pueden encontrar cientos de monumentos históricos que contienen incalculables años de historia.

La amplia mezcla de culturas que componen Lima, han dejado como herencia, tradiciones culinarias que, sumadas a los ingredientes de una despensa tan biodiversa como la del Perú, han dado origen a una gastronomía reconocida como “Mejor Destino Culinario” por los World Travel Awards 2017. Gracias a su calidad y creatividad, Lima tiene tres de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo (Central, Maido y Astrid y Gastón); y diez de los 50 Mejores Restaurantes de América Latina, según la prestigiosa Lista de San Pellegrino.

De esta forma, la señorial Lima hace gala de su hospitalidad recibiendo a turistas de todas partes del mundo con su plato más emblemático, el cebiche peruano y un buen pisco sour peruano.

Amazonas – Gocta. © Jaime Chávez / PROMPERÚ

2. Amazonas

En este mágico destino, descubrirás que la “piel de gallina” es mucho más que una metáfora. Ubicada entre la imponente cordillera de los Andes y la exhuberante selva amazónica.

La región Amazonas resguarda la zona arqueológica monumental Kuélap, enclavada en lo alto de las montañas y rodeada de bosques, con imponentes murallas de piedra de 19 metros de altura que la protegen y a la que se puede llegar en un moderno sistema de teleféricos que permite disfrutar de un majestuoso paisaje a vista de ave.

Como si no fuera suficiente, muy cerca de Kuélap se ubica una de las cataratas más altas y hermosas del mundo. Con una caída de agua de 771 metros, Gocta hechiza con su belleza inigualable a los amantes de la naturaleza, las caminatas mágicas y los recuerdos infinitos.

Plaza de Armas Arequipa. ©Gihan Tubbeh / PROMPERÚ

3. Arequipa

Hay algo indescriptible en Arequipa, algo que no se puede comprar, ni medir y que solo se descubre cuando se arriba a este destino.

Los imponentes volcanes que la rodean, vigilan una ciudad colonial construida con sillar, piedra volcánica blanca que pinta de albo cada rincón de esta majestuosa ciudad. Edificada al pie del Misti, que la custodia día y noche, recibe a sus visitantes todo el año con un deslumbrante cielo azul.

En esta ciudad, el tiempo parece haberse detenido y aún es posible caminar entre sus calles coloniales decoradas con coloridas flores y gigantes monasterios, como el de Santa Catalina, que se levanta como guardián de uno de los Centros Históricos más hermosos de Latinoamérica, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Pero Arequipa también es aroma y sabor, y sus habitantes pueden jactarse de tener una de las cocinas regionales más tradicionales de todo el país: un viaje a Arequipa es un viaje entre sazones culinarias y colores de ajíes, picantes, rocotos, chichas y tantos otros manjares que se ofrecen en las tradicionales «picanterías». En Arequipa, la mesa siempre está servida, solo se pide tener abierto el corazón para acumular experiencias únicas.

Cusco – Machu Picchu. © Gihan Tubbeh / PROMPERÚ

4. Cusco

En el aire de la ciudad imperial del Cusco aún se puede sentir la sabiduría y cosmovisión incaica, que dejó como enseñanza su armonía con la naturaleza.

El “Ombligo del Mundo” alberga en su territorio al Santuario Histórico de Machu Picchu, el área natural protegida más visitada de Perú, encargada de resguardar la principal joya de los incas y Maravilla Mundial. Cusco es uno de los mejores exponentes de patrimonio natural y cultural del país, con complejos arqueológicos que nunca dejan de sorprender, así como una gran variedad de plantas y animales silvestres, que encuentran en esta hermosa ciudad, su último bastión.

La capital del Imperio incaico es también una tierra de senderos: Choquequirao, Lares y Salkantay encierran una aventura cultural y natural, que la convierten en el paraíso de los amantes de los deportes de aventura. Además, se puede gozar de toda la majestuosidad del imponente e histórico Valle Sagrado de los Incas, que alberga ancestrales fortalezas, fértiles tierras de cultivo, montañas cubiertas de glaciares y pueblos pintorescos. Como si fuera poco, hoy es posible hospedarse en las alturas de sus montañas sagradas para disfrutar, desde el cielo, de toda su majestuosidad. La antigua capital del Imperio inca fue incluida en la Lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, confirmando que uno de sus mayores encantos reside en la fusión del patrimonio inca con el legado colonial español.

Puno – Chulpas de Sillustani. ©Heinz Plenge Pardo / PROMPERÚ

5. Puno

Visitar Puno significa estar más cerca al cielo que en ningún otro lugar y descubrir cómo una ciudad logró hacer de la altitud sobre el mar, un herramienta para construir un legado cultural que perdura por milenios. Ubicada al sur del país, a orillas del lago Titicaca, sus más de 3 800 m s.n.m. son la confirmación de que los antiguos peruanos aprendieron a dominar las alturas para construir una herencia ancestral presente hasta nuestros días en sus impresionantes edificaciones pétreas. Cuenta la leyenda que, de las aguas del Titicaca, el Lago Sagrado de los incas, emergieron Manco Cápac y Mama Ocllo, hijos del dios Sol, para fundar el imperio incaico. En este mismo lago conviven las islas artificiales y flotantes de los Uros; con islas naturales como la famosa Taquile, conocida por sus finos textiles, que regala vistas de colores naturales tan deslumbrantes como inolvidables.

Candelabro – Ica. ©Victor Villanueva / PROMPERÚ

6. Ica

El desierto costero del departamento de Ica esconde grandes misterios. En las pampas de Nasca se aprecia desde el aire las líneas y geoglifos que aparecen en un área de 450 km2, dando vida a las famosas líneas de Nasca con las figuras del colibrí, mono, araña y reptiles, entre otras, reconocidas a nivel mundial.

La riqueza de la Reserva Nacional de Paracas reside en la gran variedad de fauna marina como lobos, aves y pingüinos de Humboldt, y en las tranquilas playas que se convierten en perfecto refugio de paz para viajeros que buscan descansar, disfrutar del sol y la naturaleza. Pisco, ciudad vecina, es famosa por ser el lugar de origen de la bebida bandera del país que lleva el mismo nombre.

Si quieres conocer las ofertas de Logitravel y reservar tu próximo viaje a Perú, ingresa a www.logitravel.com o visita #LogitravelStore en Ciudad de la Imagen – Kinépolis, Madrid.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios