Andorra también es para el verano

0 comentarios

Seguramente sea oír Andorra y se te viene el esquí y los balnearios a la cabeza. Sí, es una parte de su identidad, pero no todo. Este país situado en el corazón de los Pirineos guarda en sus casi 500 kilómetros cuadrados grandes tesoros por descubrir a través de experiencias inolvidables. ¿Quieres saber cuáles? Sigue leyendo, ¡te lo contamos todo!

Valle de Sorteny

Si eres un amante de la naturaleza, de los de verdad, estás de enhorabuena. Con tres Parques Naturales (Valle de Sorteny, el de Madriu-Perafita-Claror y el espacio de los Valles del Comapedrosa), Andorra puede presumir de tener una de las mayores concentraciones de espacios protegidos del mundo. El de Madriu-Perafita-Claror, por ejemplo, ocupa el 10% del país y por ello fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Este pequeño gran país también alberga nada más y nada menos que 70 lagos, a los que podrás llegar tras una preciosa caminata.

Ciclismo y BTT

Ya va quedando claro que su belleza natural es clave a la hora de planificar tu viaje. Además de las impresionantes panorámicas, Andorra ofrece numerosas actividades al aire libre, tanto para valientes como para quienes prefieran algo más tranquilo, que permiten conocer el territorio de la forma más original: rutas de ciclismo y BTT por puertos de montañas – el tour de Francia y la Vuelta a España eligen algunas de ellas para sus etapas-, rutas a caballo, o la Andorra más vertical a través de sus vías de escalada.

Mont Magic

Si viajas en familia, no te puedes perder sus parques de experiencia. Mon(t) Magic Canillo es sinónimo de aventura, donde encontrarás una gigantesca estructura de camas elásticas para hacer piruetas, un lago para recorrer en kayak o con patinetes de agua y hasta ¡una tirolina de 550 metros! Para los más atrevidos, claro. Naturlandia es otro imprescindible. Pensado para todas las edades, este parque de atracciones hará las delicias de todos. No te puedes ir sin tirarte por el Tobotroc, el tobogán alpino más largo del mundo.

Museos

Además de presumir de un entorno de infarto, Andorra es cultura. Llena de arte románico, museos -es el país con más museos por habitante-, monumentos, fiestas y celebraciones, la inmersión en su esencia está asegurada. Y es que, antes de ir, tienes que saber que Andorra se encuentra en un lugar de paso, lo que ha enriquecido la cultura del país durante siglos.

Gastronomía

Otra de sus manifestaciones culturales llega de la mano de la gastronomía. Como dicta su tradición pirenaica, su deliciosa cocina se prepara con materias primas de excelente calidad, provenientes de la montaña y sus extensos bosques. En su menú habitual, que a día de hoy combina tradición con toques modernos, encontrarás carne de caza, a la brasa, las setas, las truchas del río, embutidos o quesos locales, maridados con cervezas y vinos de la zona. Eso sí, si quieres ir un paso más allá, prueba la Ratassia de la Carmeta, un licor artesanal de tradición ancestral.

Balnearios

Como mencionamos al inicio, los balnearios son una parte muy importante del ocio del país gracias a uno de sus recursos más abundantes, las aguas termales. Por eso, podrás disfrutar de una amplia oferta de baños termales para darte un auténtico homenaje, entre los que se encuentra el famoso Caldea, uno de los más grandes de Europa.

Compras

Otro de los atractivos más reconocidos de Andorra son las compras. Aquí encontrarás todo tipo de tiendas y comercios a precios económicos, ya que en este país se exime parte del IVA y de impuestos especiales aplicables en otros estados Europeos.

No sabemos si ya te habremos convencido o no, de lo que sí que estamos seguros es de que Andorra, un destino cuanto menos original para el verano, está esperándote con los brazos abiertos. ¿Te apuntas?

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios