El euro por los cielos: mas sobre las tendencias del turismo en España

0 comentarios
Valora este post

La fortaleza del euro está estimulando los viajes de los españoles hacia muchos destinos en el extranjero que antes no eran contemplados por ser excesivamente caros. Lugares como Tokio, antes accesible para una muy pequeña parte de la sociedad española, ahora no parecen tan lejanos; los valores en la capital japonesa no están tan lejos de los que se pagan en una ciudad española. Ni qué decir de Nueva York; gracias a la debilidad del dólar, los valores de esa ciudad son más que convenientes para los viajeros españoles. Ni qué decir de viajar a Buenos Aires, donde la diferencia de precios es notable; tras la devaluación de 2001, los valores en Argentina todavía son muy económicos en relación al dólar, y ni que decir con respecto al euro.

Una nota del diario La Razón analiza, con un tono de nota de color, la tendencia a los viajes al exterior, que incluye destinos de lujo como Dubai. Pero más allá de la mera nota de color, hay varias tendencias a analizar. En primer lugar, en qué medida la fortaleza del euro puede, por un lado, estimular los viajes de los españoles a destinos fuera de Europa; y por otro, como puede quitar competitividad al país con respecto a la llegada de turistas internacionales.

El mercado de viajes no se adapta de manera inmediata a los cambios en las relaciones entre monedas. Si bien los españoles seguramente consideran ahora más económico salir de la zona europea, la magnitud del fenómeno dependerá de las tendencias económicas a mediano plazo. En particular, que se mantenga la relación entre dólar y euro. Si bien se estima que al menos por un par de años el euro mantendrá su valor, hay que tener en cuenta que no ha tomado más de cinco años pasar de un dólar fuerte a débil; y un mercado turístico no se construye en un par de años. Requiere de condiciones de estabilidad que se extiendan por una década o más, aún cuando hoy la presencia de Internet y las redes electrónicas de reservas permiten reaccionar más rápido a los cambios de tendencias.

Y por el lado de las visitas a España, hay un punto a atender: la gran mayoría de los visitantes al país provienen del mismo continente europeo. La participación de viajeros desde fuera de la región es minoritaria. Y si bien muchos pueden verse tentados a salir hacia países más lejanos, la presencia fuerte de aerolíneas de bajo coste y la cercanía siguen dándole a España una clara ventaja frente a muchos destinos. Por lo cual no parece que a corto plazo haya luces rojas en el tablero del turismo español, aunque como señalábamos la semana pasada, ya se pueden ver algunas señales de estancamiento de la demanda.

Dejar comentario
Etiquetas: , , ...