Enoturismo con niños

0 comentarios
Enoturismo con niños
Valora este post

 

Uno de los productos turísticos que más perspectivas de desarrollo tiene es el enoturismo. El Club de Producto de “Ruta del Vino de España” que impulsan Turespaña y la Asociación de Ciudades del Vino de España (ACEVIN), junto con el incremento de bodegas y rutas por toda España y grandes proyectos como el Hotel Marqués de Riscal, son un claro ejemplo del creciente interés de la demanda por los viajes vinculados a la cultural del vino, son claros síntomas de que es un producto con grandes potencialidades.

El perfil de la demanda de enoturismo, según el Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España de ACEVIN, es muy amplio y “no se circunscribe a expertos o aficionados al mundo del vino, sino que atrae a personas de muy variada condición y edad“, que por lo general realiza “visitas enoturísticas mayoritariamente en grupo, con amistades o compañeros de trabajo, o grupos familiares“. Sin embargo, hay un perfil de demanda que apenas aparece en las encuestas y que a casi nadie se le pasaría por la cabeza como posible consumidor de enoturismo: los niños.

A priori puede parecer un sinsentido orientar oferta de enoturismo hacia menores de edad. Pero nada más lejos de la realidad: los niños son un nicho de mercado muy interesante para el enoturismo, siempre con la vertiente educativa, cultural y de ocio como principal eje para la puesta en valor del producto. Pensemos que los niños viajan con la familia. Y si no lo hacen con ella, sino con el colegio, la repetición de la visita con la familia está casi garantizada.

En España hay buenos ejemplos de proyectos de enoturismo y niños. Uno de ellos es el que desde hace un tiempo se viene impulsando desde la Rioja Turismo, titulado “Enoturismo para niños: aprender y disfrutar entre viñedos“. El enfoque del enoturismo para niños se hace de la siguiente forma: “Los más peques disfrutan aprendiendo cómo se elaboran los vinos de Rioja, pisando las uvas para hacer mosto o corriendo entre los viñedos. Los abuelos riojanos llevan cientos de años enseñando a sus nietos cómo se cultiva la vid y cómo se hace el vino“. Y se concreta con actividades como: el Museo de la Cultura del Vino Dinastía Vicanco, paseos interpretativos, deportes entre viñedos, taller de un artesano del vino o meterse en la piel de un viticultor, entre otros. Otras zonas de España plantean jornadas de venidimia con niños.

¿Qué os parece la idea?, ¿os animáis a practicar enoturismo con niños?

Dejar comentario
Etiquetas: , , ...