Ruta por la costa de Rio Grande do Norte

Perfecta para los amantes de la naturaleza, el buen tiempo y la adrenalina

0 comentarios
5/5 - (1 voto)

La costa de Rio Grande do Norte, en Brasil, es un lugar idílico de arraigadas tradiciones y una belleza natural desbordante. Este paraíso ha sabido conservar su autenticidad a pesar del paso del tiempo y de su fuerte apertura al turismo. Sus cerca de 300 días de sol, su clima templado, sus aguas cristalinas, sus playas de infarto, su rica naturaleza y la multitud de actividades que ofrece, convierten a Rio Grande do Norte en un destino vacacional ideal para cualquier persona.

Si te gustan las aventuras, el itinerario por la idílica costa de Rio Grande do Norte, que va desde Natal a Sagi, es la opción perfecta para conocer este espectacular paraje alejado de las grandes aglomeraciones turísticas. ¿Preparado para la aventura?

Parnamirim - Cajueiro de Pirangi

Parnamirim – Cajueiro de Pirangi

Esta fascinante aventura comienza en Natal, un excelente punto de partida para descubrir la bella costa sur de Rio Grande del Norte y su sabrosa gastronomía. Esta ciudad fue fundada el 25 de diciembre de 1599 y su nombre significa “Navidad”. Su pasado portugués y sus fotogénicas playas hacen de Natal un enclave único para descubrir sin prisas.

Durante tus primeras horas de estancia puedes visitar su encantador casco histórico, que alberga grandes monumentos como: el Teatro Alberto Maranhão, declarado Patrimonio Histórico y Artístico y ejemplo de la arquitectura de la época colonial; el Palacio Felipe Camarão, un imponente edificio de color blanco; la catedral metropolitana, con una forma irregular, vidrieras y luces que se apartan del diseño tradicional; o la Fortaleza dos Reis Magos, la construcción más antigua del estado y que dio origen a la ciudad.

Genipabú

Genipabú

Los siguientes días te dan la oportunidad de conocer los alrededores de Natal. Una buena manera de vivir una experiencia única en este entorno virgen es participar en una divertida excursión en buggy por las dunas y playas de las proximidades y por la fotogénica zona de Genipabú, que cuenta con las dunas más altas de Brasil. Desde lo más alto podrás admirar las mejores vistas de la zona. Asimismo, puedes completar la experiencia con un paseo en burro o dromedario.

El cuarto día puedes visitar el litoral norte, concretamente Maracajaú. Este lugar, situado a unos 60 kilómetros de la costa, alberga un gran acuario natural salpicado de peces de colores, moluscos, crustáceos y arrecifes de coral, ideal para bucear. También, puedes visitar la playa de Punaú, un bonito enclave donde practicar actividades como paseos en quad, kayak o aerobunda (tirolina). Si dispones de más tiempo puedes incluir en tu hoja de ruta Punta del Calcanhar, donde se erige el farol más alto de América; y Touros, cuna de Brasil.

Rio do Fogo - Rio Punaú

Rio do Fogo – Rio Punaú

El quinto día de viaje ponemos rumbo a la ciudad de Pipa. Durante el trayecto podrás conocer bellos rincones del litoral, con paradas muy recomendables: la playa de Cumurupim y la de Pirangui, famosa por sus piscinas naturales donde se puede hacer snorkel y por albergar el árbol de nueces de la India más grande del mundo. Otras paradas obligatorias son la laguna de Arituba, un oasis con chiringuitos; y el Centro de Lanzamiento de Barreira do Inferno, en la localidad de Parnamirim.

Pipa - Praia do Amor

Pipa – Praia do Amor

Los próximos tres días serán la oportunidad perfecta para inspeccionar Pipa y sus playas de ensueño, que conservan casi su estado virginal. Destacan la playa do Madeiro, dotada de chiringuitos, sombrillas y hamacas; la playa del Amor, un paraíso para surfistas y amantes de los ambientes relajados; y la playa de los Golfinhos, donde nadar con delfines salvajes. También puedes hacer una travesía en barco por la laguna de Guaraíras, un bello entorno natural rodeado de acantilados y con una vegetación salpicada de manglares.

 

Barra de Cunhaú

Barra de Cunhaú

Anota también estas visitas imprescindibles en tu lista: Barra do Cunhaú, que parece sacado de la paleta de un pintor; Cunhaú, un pequeño pueblo de pescadores especializado en la pesca de camarones; la playa Ilha da Restinga, donde puedes pasear entre dunas, disfrutar de agradables caminatas, conocer playas desiertas y practicar kitesurf; la fotogénica playa de Baía Formosa y el pueblo pesquero del mismo nombre, conocido por los amantes del surf; y la plata de Sagi, donde es posible relajarse con un baño de arcilla, dar un paseo en canoa por el manglar y lanzarse en tirolina.

Si quieres vivir esta experiencia más que inolvidable por la costa brasileña de Rio Grande do Norte, no dudes en contratar nuestra ruta en coche de 11 días. ¡Vive una experiencia única!

 

Dejar comentario
Etiquetas: , , ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios