Marsella

Una escala imprescindible en los cruceros

0 comentarios

Marsella se ha convertido en los últimos años en una escala imprescindible en los cruceros por el Mediterráneo, no solo por la impresionante renovación de la fachada marítima que se inició con la inauguración del Museo de las Civilizaciones Europeas y Mediterráneas, sino porque es el puerto de embarque natural de los pasajeros franceses.

Puerto de embarque natural de los pasajeros franceses

Puerto de embarque natural de los pasajeros franceses

Los cruceros atracan en un muelle algo alejado del centro de la ciudad, por lo que tendremos que trasladarnos al centro en autocar, generalmente a la zona del Vieux Port, una enorme dársena rectangular llena de embarcaciones deportivas, alrededor de la cual bulle la ciudad. Por el camino pasaremos ante una preciosa torre de cristal, propiedad de una importante naviera de carga, y luego por un enorme edificio industrial, otrora almacén portuario, y ahora convertido en centro comercial y de negocios: Les Docks Village.

Vieux Port

Vieux Port

Antes de girar hacia Viex Port veremos la Catedral Basílica de Santa María la Mayor de Marsella, una imponente edificación única en su genero en Francia, de estilo románico bizantino. Sin duda, merece la pena dedicarle algo de tiempo en nuestra visita para conocerla mejor.

Catedral Basílica de Santa María la Mayor

Catedral Basílica de Santa María la Mayor

Detrás de la catedral está el barrio más antiguo de la ciudad, Le Panier, que está resurgiendo en los últimos años como en otras ciudades europeas, al calor de los negocios hípster de proximidad. Pequeños restaurantes, cafeterías y tiendas dan nueva vida a un barrio de calles estrechas y pequeñas plazas con mucho encanto.

El barrio más antiguo de la ciudad, Le Panier

El barrio más antiguo de la ciudad, Le Panier

A la entrada de la dársena de Vieux Port está el Fuerte de San Juan, que podemos visitar, junto al moderno cubo del MUCEM. Aunque para mí, uno de los lugares más bellos de Marsella es el Palais Longchamp, un imponente edificio semicircular con grandes esculturas y fuentes que es todo un espectáculo visual. Para llegar a el es mejor usar algún transporte, ya que queda algo alejado del Vieux Port.

Palais Longchamp

Palais Longchamp

Lo mismo que la Basílica de Notre Dame de la Garde, visita imprescindible que ofrecen casi todas las excursiones de las navieras. Se trata de una preciosa basílica neobizantina en lo alto de una colina con vistas sobre toda Marsella, pero, sobre todo, con un interior en dos colores, muy sorprendente para el estilo de edificios religiosos que solemos ver en España.

Basílica de Notre Dame de la Garde

Basílica de Notre Dame de la Garde

Marsella es también el puerto de entrada a la Provenza, una región tradicionalmente muy inspiradora por sus grandes campos de lavanda, preciosos castillos y pueblos encantadores, como Aix-en-Provence, Avignon o Arles.

Provenza

Provenza

En cuanto a gastronomía, hay muy buenas ostrerias cerca de Vieux Port, pero el plato tradicional de Marsella es la sopa de pescado bouillabaise, que se sirve en dos fases, primero la sopa y después el pescado. Y por supuesto, en cuanto a compras, no debemos irnos sin un buen surtido de jabones de Marsella, asegurando que los compramos en establecimientos de calidad, y que estén producidos con aceite de oliva.

Jabones de Marsella

Jabones de Marsella

 

Reserva tu Crucero por Marsella en Logitravel.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios