Una ruta por los atractivos más espectaculares de Hungría

0 comentarios
Rate this post

Hungría es uno de los países más antiguos de Europa y uno de los menos conocidos, exceptuando su capital, Budapest. Con una ubicación excelente rodeado de los Alpes, los Cárpatos y los Alpes Dináricos, alberga ciudades increíbles repletas de lugares llenos de magia, castillos, lagos termales y paisajes naturales que te dejarán con la boca abierta. Si buscas un viaje lleno de aventuras o por el contrario uno de relax y tranquilidad, ¡Hungría es la elección ideal!

Budapest es una ciudad que ofrece multitud de planes y de lugares que visitar. El primer sitio imprescindible es la plaza Kossuth donde se localiza el Parlamento, el tercero más grande del mundo, donde puedes disfrutar del espectáculo del cambio de guardia.

Otros de los lugares indispensables son el Puente de las Cadenas, un marcador de siglos de historia húngara y un símbolo de la ciudad unificada; la Plaza de los Héroes, situada en la Avenida Andrássy, con sus estatuas que representan a los fundadores del país; el Gran Mercado, repleto de productos frescos y delicias locales; y la Basílica de San Esteban, que alberga una de las reliquias sagradas más importantes del país, la mano derecha de San Esteban.

Bastión de los pescadores

Bastión de los pescadores

En la colina de Buda encontrarás el famoso Bastión de los Pescadores, un mirador impresionante desde el que contemplar la ciudad; la Iglesia de Matías, impresionante tanto por dentro como por fuera; y el castillo de Buda, que se alza imponente en lo alto de la colina con varios museos en su interior.

Por su parte, la región de Balaton te sorprenderá por sus montañas volcánicas, lagos, castillos que invitan a la conquista, claustros en ruinas y torres de vigilancia. Destaca el Palacio Festetics, una obra maestra de la arquitectura barroca con una casa de palmera, exhibición de caza, maquetas de trenes históricos y un parque designado Reserva Natural.

Héviz

Héviz

En esta zona podrás realizar múltiples actividades al aire libre como paseos en bici por las orillas del lago Balaton, escalada, tiro con arco, saltos en trampolines y aventuras en la carrera de obstáculos de cuerda y alambre; hacer una ruta en trineo durante todo el año en Balatonfűzfő, darte un chapuzón en el lago termal de Hévíz y, entre otros, remar a través de los pasadizos de la cueva del lago Tapolca.

Al noroeste, justo en la frontera con Austria, Sopron te ofrece la posibilidad de recorrer con tranquilidad su casco histórico, uno de los más bellos del país; y degustar sus afamados vinos y su cerveza artesanal Soproni en alguna de las plazas de la ciudad.

Villány

Villány

Entre sus principales atracciones turísticas, destacan la Torre del Fuego con sus 60 metros de altura y un mirador para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad; la Puerta de la Fidelidad, bajo la Torre del Fuego, un símbolo de rechazo de le los habitantes al referéndum de la ciudadanía austriaca; la Casa Fabricius, un museo arqueológico con una gran colección de sarcófagos romanos; la Iglesia de la Cabra, con unas llamativas tallas de los animales con cabezas humanas que representan los pecados mortales de la humanidad; y la fábrica de chocolate Harrer, perfecta para los más golosos.

En el suroeste del país, el castillo de Siklós, los vinos de Villány, el balneario de Harkány y Pécs te esperan para hacerte vivir experiencias inolvidables. Pécs ofrece a los turistas una excelente fusión de lo antiguo con lo moderno, a través de visitas como Plaza Dóm y el Centro de Visitantes Cella Septichora, con sus antiquísimas tumbas paleocristianas; la enorme catedral, con sus jardines de Barbakán y la estatua de Janus Pannonius bajo el dosel de los almendros; y Káptalan, llamada “calle de los museos”, perfecta para los aficionados del arte.

Pécs

Pécs

Los que buscan relajarse pueden optar por darse un baño en cualquiera de los balnearios que hay repartidos por toda la geografía húngara. El más famoso es el de Gellért, que abrió sus puertas a principios del siglo XX. Por su parte, el de Széchenyi es uno de los más completos, ya que sus aguas termales emanan de la segunda fuente más profunda de Budapest. El de Rudas destaca porque es un baño turco muy bien conservado, con una piscina espectacular en su azotea. Por último, en el balneario rupestre de Miskolctapolca podrás disfrutar de aguas termales procedentes de lo más profundo del monte mientras que respiras el aire más puro de la naturaleza.

No puedes regresar a casa sin probar su excelente gastronomía. La cocina húngara es picante y elaborada y se basa, sobre todo, en sopas y guisos con ingredientes como el queso o la carne. Destacan platos típicos como el gulasch, un guiso con carne, vegetales y patatas; lángosm, pan frito con crema agria y queso; y los populares crepes de Hortobágy, rellenos de carne molida, cebolla frita y cubiertos con una salsa agria.
¡No te lo pienses más y elige Hungría como tu próximo destino de vacaciones! 😉

Dejar comentario
Etiquetas: , ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios