La Palma, naturaleza pura y cielos estrellados para vivir como sueñas

0 comentarios

En esta isla rodeada por el Atlántico podrás contemplar la Vía Láctea con solo levantar los ojos hacia su noche estrellada, perderte en la frescura de bosques milenarios de laurisilva y quedarte hipnotizado frente a un mar de nubes suspendido bajo las cumbres de antiguos volcanes. ¿No es increíble?

El ruido y el bullicio están ausentes de La Palma. En su lugar encontramos tranquilidad, autenticidad y naturaleza pura. Ahora que apreciamos como nunca lo habíamos hecho los destinos no masificados y la privacidad, el viaje a La Palma es un acierto seguro. Aquí podrás moverte libremente, sentirte agradablemente solo en mitad de la naturaleza y disfrutar del mar en playas y piscinas naturales sin aglomeraciones.

Piscinas naturales

Piscinas naturales

En este lugar maravilloso, con temperaturas moderadas durante todo el año, podrás relajarte y cargarte de energía, conectando con el estilo de vida más sereno y pausado de sus habitantes. ¡Concédete saborear el placer de los pequeños momentos! Descubre una gastronomía exquisita de Kilómetro 0 y los espléndidos atardeceres sobre las haciendas plataneras. Imprégnate de todo eso que, en definitiva, llaman el #EfectoLaPalma y del que no querrás escapar.

La Palma es dueña de una belleza muy singular. Los recursos naturales y espectaculares paisajes son el gran atractivo de una isla que es Reserva Mundial de la Biosfera en su totalidad desde 2002. La mejor forma de conocerla es sumergirse de cabeza en ella, así que no lo dudes, ¡lánzate a explorar su impresionante red de senderos!

La Palma cuenta nada menos que con más de 1.000 kilómetros de senderos balizados y señalizados que permiten recorrerla a pie. Hay Senderos de Gran Recorrido (GR) que exigen que estemos en buena forma dado que nos llevan más de una jornada recorrerlos. Senderos de Pequeño Recorrido que también son desafiantes, como la Ruta de los Volcanes, una travesía impactante de más de 20 kilómetros por una extraordinaria cuerda de volcanes, partiendo de los pinares del Refugio del Pilar, en el corazón de la isla, para finalizar en las bellísimas Salinas de Fuencaliente, en el extremo sur. Esta ruta impresiona por el paisaje agreste, incluso lunar, del que disfrutarás en la simpática compañía de los lagartos tizones, especie endémica de la isla.

La Ruta de los volcanes

La Ruta de los volcanes

También existen multitud de Senderos de Pequeño Recorrido (PR) y Senderos Locales con propuestas aptas para todos los niveles. Hay caminatas exigentes y también itinerarios que no revisten dificultad, como el Cubo de la Galga.

La lista de “cosas que no puedo perderme” en esta isla es muy extensa y en ella no pueden faltar el Bosque de los Tilos y la Caldera de Taburiente. En el Bosque de Los Tilos, localizado en el municipio de San Andrés y Sauces, hallarás la mejor reserva de laurisilva. Este tipo de bosque subtropical húmedo desapareció de Europa hace más de 20 millones de años, pero tenemos el privilegio de que se haya conservado en las Islas Canarias.

Por su parte, el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente es un plato fuerte para los aficionados al senderismo. Explóralo a tus anchas haciendo la ruta que va del Mirador de Brecitos al barranco de las Angustias, pasando por la Cascada de los Colores, Ya fuera de esa ruta, otra gran opción para disfrutar del Parque Nacional “a vista de pájaro” es ascendiendo al Pico Bejenado para tener una de las imágenes más espectaculares del circo de cumbres de la Caldera.

Caldera de Taburiente

Caldera de Taburiente

Como ves, La Palma es un destino fabuloso para el turismo de naturaleza, el ocio activo y los deportes al aire libre. Parapente, mountain bike, buceo, deportes acuáticos… son actividades idóneas, al igual que una modalidad de turismo sostenible en auge en los últimos años, el astroturismo, consistente en la observación de la cúpula estrellada en plena naturaleza.

Deportes acuáticos

Deportes acuáticos

La Palma, primera Reserva Starlight del mundo, reúne las condiciones naturales perfectas para la observación del cielo. En su cota más alta, que supera los 2.400 metros, se encuentra el famoso Observatorio del Roque de los Muchachos. A esa altura la atmósfera es limpia y ofrece un doble espectáculo: de día, la visión mágica del mar de nubes bajo nuestros pies; y de noche, el más nítido cielo estrellado, una ventana abierta de par en par al universo.

En distintos lugares de la isla, buscando siempre cierta altura, se organizan salidas, con telescopio incluido, para disfrutar del astroturismo y admirar las estrellas, planetas y constelaciones que nos rodean. Inclusive a simple vista, gracias a la baja contaminación lumínica, el cielo de La Palma es un increíble tapiz cuajado de brillantes luces que se quedará grabado para siempre en tu recuerdo.

Primera Reserva Starlight del mundo

Primera Reserva Starlight del mundo

Si quieres sentir que puedes tocar las estrellas, sigue nuestro consejo y ¡no te pierdas La Palma, la Isla Bonita, el lugar en el que lo natural es vivir como sueñas!

Dejar comentario
Etiquetas: , , , ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios