Guanajuato legendario

0 comentarios

Guanajuato es tantas cosas… es sus dos ciudades Patrimonio de la Humanidad, sus zonas arqueológicas, sus áreas naturales protegidas, su gastronomía, sus empinadas y coloridas calles y callejones, sus seis pueblos mágicos y su singular encanto barroco y sus rutas del vino, pero, sobre todo, es sus gentes y la historia y leyendas que dan sentido a todo lo que esta ciudad alberga. ¿Te atreves a descubrirlo?

Centro histórico de Guanajuato. ©SECTUR Guanajuato

En la región centro norte del país se ubica Guanajuato. Su cuidadísima belleza barroca que evoca épocas de gran prosperidad se remonta al periodo colonial en el cual la plata parecía brotar del suelo. A mediados del siglo XVI se empezaron a explotar las primeras minas, y Guanajuato no tardó en convertirse en una de las ciudades más ricas gracias a la Mina de la Valenciana, yacimiento que sigue explotándose hoy en día, podrás visitar sus minas y adentrarte en las entrañas de la tierra. Esta riqueza se siente en cada calle por su manifiesto barroco y su reconocido estilo churrigueresco mexicano, que han llevado a la ciudad a ser Lugar Patrimonio de la Humanidad.

Callejón en Guanajuato. ©SECTUR Guanajuato

Los misteriosos túneles subterráneos y las coloridas calles y callejones dan a esta ciudad ese puro encanto mexicano. Uno de los mejores ejemplos y lugares más emblemáticos es el Callejón del Beso, que debe su nombre a la leyenda de Don Carlos y Doña Carmen, relacionada con la estrechez entre sus paredes y la distancia de menos de un metro a la que se encuentran sus balcones. ¿Te la puedes imaginar?

Vistas al Teatro Juárez. ©SECTUR Guanajuato

Otros lugares cuya visita no puede faltar es el modernista Mercado Hidalgo, el Museo Diego Rivera y el Teatro Juárez, una de las salas con mejor acústica del Continente y lugar desde donde parte el funicular hacia el Mirador del Pipilar, lugar con las mejores vistas panorámicas a todo Guanajuato. Otro imperdible en este viaje es sin duda la afamada y bellísima Universidad de Guanajuato, una de las mejores de América y la que dota a esta ciudad de tanta vida y jovialidad. Visitar sus minas es entender su riqueza y grandeza que dieron origen a este pueblo.  Joyas como La Iglesia de San Francisco, la de San Diego, la de la Compañía de Jesús y la reina de todas, la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato, son algunas de estas maravillas barrocas que la ciudad recoge.

Guanajuato, un museo de historia en sí. ©SECTUR Guanajuato

Guanajuato, fue una de las ciudades clave donde se prendió esa chispa revolucionaria, esas ansias de libertad que llevaron a la independencia mexicana en el siglo XIX. Por ello, esta región es en sí un museo de historia. Destaca entre los escenarios de guerra como uno de los edificios más importantes, la Alhóndiga de Granaditas, un gran edificio del siglo XVIII que además de actualmente albergar el Museo Regional de Guanajuato, fue refugio durante un ataque, de familias y lugar de acuartelamiento de las tropas realistas. Hoy en día, su explanada es escenario de grandes eventos culturales como el Festival Internacional Cervantino (festivalcervantino.gob.mx).

Además, se cuenta que un reconocido personaje, El Pipilia, incendió la puerta para evitar la entrada de los españoles y se protegió de la ofensiva con una losa de piedra. Otro gran héroe es Ignacio Allende, uno de los líderes e iniciadores del movimiento de independencia y capitán de milicias, quien también tiene recuerdos de sus hazañas por toda la ciudad, como su casa familiar donde está el Museo de Historia de San Miguel de Allende.

Viaje enológico por Guanajuato. ©SECTUR Guanajuato

Otro de los indudables reclamos de esta región es su diversa gastronomía, que mezclando ingredientes prehispánicos y españoles ha conseguido unas particulares texturas y sabores que dan un toque muy especial a toda su oferta culinaria.

Deléitate con platos salados como las Enchiladas mineras, el fiambre al estilo San Miguel de Allende y las Gorditas de Atotonilco o con sus dulces como la cajeta de Celaya, las Nieves de Dolores Hidalgo o las Fresas con Crema de Irapuato. Pero eso sí, siempre terminando con alguno de sus maravillosos vinos y tequilas, cuya mejor manera de disfrutar es haciendo alguna de las rutas de degustación que la región ofrece. Más información en guanajuato.mx.

Te proponemos que inicies este viaje enológico entre las ciudades de San Miguel de Allende (Ciudad Patrimonio de la Humanidad) y el Pueblo Mágico de Dolores Hidalgo.  Son el inicio de un recorrido por la historia vinícola regional, contada de primera mano por los propios bodegueros y productores. Visitas obligatorias son, sin duda, las Rutas del Vino, iniciando en Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende con las bodegas: Los Arcángeles, Cuna de Tierra, Cavas Manchón, Santísima Trinidad, Tres Raíces, Bernat, Los Senderos, Dos Búhos, San Lucas, San José Lavista, Viñedo Toyán y Viñedo Puente Josefa. Siguiendo el recorrido en el Viñedo Dos Jacales, en Salvatierra. No te olvides de visitar el Viñedo más Alto de México: Camino D’Vinos, ubicado en Guanajuato capital y finalmente termina este recorrido en León, con la visita a las Vinícolas Octágono y Viñedo El Lobo.

Si el completísimo destino que es Guanajuato te ha enamorado y la historia de las ciudades y civilizaciones coloniales te fascina, embárcate en la aventura ‘’Mexico Colonial y Riviera Maya’’ y conoce al completo la cultura e historia que este mágico territorio alberga.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios