República Dominicana, ¡lo tiene todo!

¿Con ganas de más vacaciones? Si te apetece disfrutar del paraíso en pareja, familia o solo, te proponemos viajar a uno de los destinos más atractivos del mundo.

0 comentarios

Si pensamos en un destino caribeño, en el que disfrutar de sol y playa; una rica gastronomía y una gran variedad de actividades para todos los perfiles de viajeros, se nos viene a la cabeza… ¡República Dominicana!

Esta isla de las Antillas “¡lo tiene todo!”. Y no podemos estar más de acuerdo con su eslogan, ya que, además de su paradisíaca costa, cuenta con otros grandes atractivos como museos que te cuentan la interesante historia del país, una completa agenda de eventos culturales, moda a la última y una larga tradición de especialidades como el ron, el chocolate, el café…

En este post te contamos qué no puedes perderte en tu primer viaje a República Dominicana. Y sí, decimos “tu primer viaje”, porque sabemos que te enamorará tanto que querrás volver una y otra vez.

Playas que irán directas a Instagram

Bahía de Las Águilas

El mundo de las redes sociales llegó para revolucionar nuestras vidas, porque, ¿qué es un perfil de Instagram sin esa foto típica en una playa paradisíaca? Si viajas al país, te hartarás de tener tu carrete repleto de este tipo de imágenes.

Sin duda alguna, uno de los mayores atractivos de este paraíso son sus 1.600 km de costa, con más de 200 interminables playas de arena blanca, muchas de ellas vírgenes. Solo Punta Cana cuenta con 48 km de playa ininterrumpida. Impresionante, ¿verdad?

Puedes encontrar otras playas de renombre como Playa Bonita, en la que, además de disfrutar de una gran tranquilidad, es posible practicar kitesurf en las grandes olas de su extremo este; Playa Grande, a 120 kilómetros de Puerto Plata, que también ofrece buenas condiciones para los surfistas; Playa Rincón, en Samaná; y, entre muchas otras, las que se ubican en Isla Saona, que forma parte del Parque Nacional del Este.

Cabe destacar que las temperaturas no varían demasiado en los diferentes puntos de su costa, haciendo de él un destino perfecto para descubrir en cualquier época del año. Así que, ya sabes, ¡saca la cámara y “dispara”!

Naturaleza en estado puro

Samaná

Otro de los grandes reclamos de República Dominicana es su naturaleza. Gracias a su diversidad geográfica y climática, alberga parques naturales habitados por más de 6.000 especies de flora y fauna diferentes, incluyendo especies autóctonas. No te pierdas el Parque Nacional Cotubanamá, el Parque Nacional Jaragua, el más grande y declarado Reserva de la Biosfera de la UNESCO; y el Parque Nacional Los Haitises, en Samaná.

Asimismo, puedes descubrir otros puntos de impresionante belleza y peculiaridad como cenotes y manantiales, donde te sentirás rejuvenecer; cascadas, ríos, lagos y agradables senderos de plantaciones por los que dar largos paseos.

Colonialismo en Santo Domingo

Santo Domingo

Más allá de sus playas y naturaleza, las ciudades de República Dominicana tienen mucho que ofrecer. Un imprescindible es recorrer su capital, Santo Domingo, donde serás testigo de una perfecta combinación de tradición y vanguardia y de la auténtica cultura dominicana.

Su zona colonial, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es un “must see” para todos los viajeros, ya que fue el primer asentamiento europeo de las Américas. Esta área consiste en un entramado de estrechas calles repletas de maravillas arquitectónicas que van del siglo XVI a principios del XX. Hoy en día, estos edificios albergan museos, tiendas, hoteles, restaurantes y cafés que harán de tu viaje toda una delicia. Si viajas en familia, te recomendamos una actividad que gustará a los más pequeños: ¡el tren Chu Chu Colonial!

También te sorprenderá la cantidad de monumentos religiosos repartidos por La Capital, como la moderna Catedral de la Inmaculada Concepción, la Basílica Catedral de Nuestra Señora de la Altagracia, la Catedral Primada de América, el Convento de los Dominicos y, entre otros, la iglesia de San Fernando.

No olvides pasarte por sus modernos centros comerciales o sus exclusivas galerías artesanales para volver a casa con tu maleta repleta de recuerdos, como una chacabana, la típica camisa de lino; un bolso de cuero o una muñeca de cerámica sin rostro.

Aventura gastronómica

Sancocho

La rica cocina dominicana hará que vuelvas de tu viaje, y nunca mejor dicho, con un buen sabor de boca. Comenzar el día es ya toda una experiencia gastronómica, ya que el desayuno tradicional consiste en mangú, un puré de plátano verde terminado con cebolla roja cocinada en salsa de vinagre, queso y salami frito.

No olvides probar el plato de bandera del país, compuesto por arroz, frijoles, pollo o carne, acompañado de ensalada, aguacate y tostones -plátanos frito y aplastado-. Como no podía ser de otra manera, los mariscos y el pescado también tienen un papel relevante en su tradición culinaria. En la zona de Samaná, encontrarás recetas de estos productos cocinadas con coco, una influencia afro-americana.

Pon el toque dulce a tus comidas con postres riquísimos como sus habichuelas dulces, el coconete, una galleta de coco redonda y crujiente; el pastel de tres leches o el majarete, un pastel dulce de maíz con canela y nuez moscada.

Si quieres disfrutar de República Dominicana con todos los sentidos, no esperes más y consulta todas nuestras propuestas de viaje en www.logitravel.com.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios