Los carnavales más singulares de España

0 comentarios
Los carnavales más singulares de España
Valora este post
El carnaval es una de las fiestas más celebradas por todo el mundo. A nivel internacional destacan Río de Janeiro y Venecia y en España Tenerife y Cádiz son el centro de atención cuando se habla de la celebración del carnaval. Pero lo cierto es que casi todos los pueblos y ciudades de nuestra geografía hacen hueco en su calendario de eventos a esta fiesta.
Un paseo por los pueblos y ciudades de España en carnaval tiene un denominador común: alegría, colorido y mucha fiesta. Esto no falla. En todas partes se afronta el carnaval con muchas ganas, con la mente puesta en desconectar y aprovechar que durante estos días vale casi todo y que no está mal visto sacar la cara menos conocida de uno.
Ahora bien no en todos los sitios se tiene la misma costumbre, ni se celebra de la misma forma ni tan siquiera el carnaval tiene la misma importancia. Esto hace que cada carnaval sea distinto y se pueda disfrutar de una forma diferente, al tiempo que se conoce una parte de la cultura y la tradición de cada ciudad, pues en muchos casos la vestimenta, los actos y las celebraciones son lo que singulariza y distingue a los carnavales de cada lugar.
¿Cuáles son los carnavales más singulares de España? Lo ideal sería hacer un buen mapeo de norte a sur y de este a oeste que recorriera cada ciudad, cada rincón, señalando los carnavales y las peculiaridades de cada uno. Pero son tantos que esto lo dejamos para que alguien recoja la sugerencia y se anime y vamos con algunos de los que consideramos “alternativos” a los más habituales y que sin duda debéis disfruta alguna vez en la vida:
El carnaval de Santoña (Cantabria): arraigado a su tradición pesquera, el carnaval de Santoña tiene como personaje principal a un besugo. Cada año se reproduce en la bahía de Santoña la historia que cuenta que el besugo se enfrenta juicio por secuestrar a una sirena, lo que exige el desfile de todos los animales ante Neptuno para dar su testimonio.
El carnaval de Lantz (Navarra): frontera con Francia, Lantz es un ejemplo de conservación de la tradición carnavalesca de generación en generación y que refleja y reproduce cada año el papel de este pueblo de Navarra como punto transfronterizo. De ahí que aparezcan personajes como los contrabandistas (como Otxin) y los protectores del pueblo (como Ziripot).
El carnaval del Almiruete (Guadalajara): los botargas y las mascaritas son capaces de concentrar cada año a cientos de turistas que se desplazan a este pequeño pueblo de Guadalajara. Los primeros, ataviados con vestidos blancos y fajas negras decoradas con cencerros, sombreros altos y máscaras de diablos o animales, suelen ir a recoger a las segundas por las casas, vestidas de forma similar. Y entonces comienza el desfile por el pueblo.
El carnaval de Verín (Orense): el conocido como “entroido gallego” está progatonizado por personajes procedentes de tres ciudades distintas: los Pantallas de Xinzo de Limia, los Cigarrones de Verín, los Peliquieros de Laza y los Choqueiros de La Coruña, que cada año pasean por las calles de Orense con sus particulares vestimentas intimidando a todo el que se les cruza. Es uno de los carnavales más singulares de España.
Dejar comentario
Etiquetas: , ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios