¿Contaminan los cruceros?

¿Cuál es la situación real?

0 comentarios
¿Contaminan los cruceros?
4.5 (90%) 2 vote[s]

Conforme el sector de los cruceros ha ido creciendo y haciéndose más visible en algunas ciudades, algunos ciudadanos han comenzado a preguntarse si esas ciudades flotantes gestionan adecuadamente los residuos y las emisiones tanto a la atmosfera como al mar. Fruto del desconocimiento del sector, han llegado a oírse voces de movimientos vecinales y políticos, reclamando “restricciones” a la visita de cruceros o incluso “endurecer la legislación”. ¿Cuál es la situación real?

Lo primero es que legislación sobre limitaciones de emisiones hay de sobra, el convenio internacional MARPOL entró en vigor en 1983 y desde entonces establece las normas para evitar la contaminación marina por los buques. Ha sido ratificado por 119 países y por tanto es la referencia mundial. Se revisa continuamente, y desde el 2005 entró en vigor el anexo VI para prevenir también la contaminación atmosférica.

Evitar la contaminación marina

Evitar la contaminación marina

La primera preocupación, o al menos la que mas páginas de prensa ha ocupado últimamente, sería respecto a las emisiones a la atmosfera. Ciertamente, los cruceros consumen fuel-oil de baja calidad que al quemarse emite gran cantidad de Óxidos de Nitrógeno (NOx) y Óxidos de Azufre (SOx), además de Partículas de Materia (PM). Lo que ha ocurrido, es que desde la entrada en vigor en 2005 del anexo VI del convenio MARPOL se han ido estableciendo unos limites de emisiones cada vez más bajos, y además se establecieron una serie de áreas con restricciones aún más fuertes.

Se han ido estableciendo unos limites de emisiones cada vez más bajos.

Se han ido estableciendo unos limites de emisiones cada vez más bajos.

Las emisiones de Óxidos de Nitrógeno se disminuyen con el uso de motores más eficientes. Se toma como referencia los motores llamados Tier I construidos a partir del año 2000 que emitían 17 g/KWh con el motor a bajas revoluciones. A partir de enero de 2011 los motores Tier II bajaban esa cifra a 14,4 g/KWh, pero desde enero de 2016 la norma en vigor es la Tier III, que establece un límite de 3,4 g/Kwh con el motor a bajas revoluciones. En 16 años se ha bajado un 80% las emisiones NOx en barcos nuevos.

En 16 años se ha bajado un 80% las emisiones NOx en barcos nuevos.

En 16 años se ha bajado un 80% las emisiones NOx en barcos nuevos.

Las emisiones de Óxidos de Azufre (SOx) se pueden disminuir de dos formas: usando fuel con bajo contenido en azufre pero que es mas caro, o instalando depuradoras de gases en las chimeneas de los barcos. La mayor parte de la industria se ha inclinado por la segunda solución en todos aquellos barcos que fuese posible. Carnival Corporation invirtió 400 millones de dólares en instalar depuradoras de gases en 70 de sus 102 barcos, Royal Caribbean las instaló en 13 de sus barcos y Norwegian Cruise Line en 7 de ellos. Estas depuradoras no solo capturan el 90% de las emisiones de Óxidos de Azufre, sino que también capturan la mayoría de las partículas de materia. En el 2020 entrará en vigor una nueva reducción en el limite de emisiones que los situará en el 0,5%.

Instalación de depuradoras de gases en las chimeneas de los barcos.

Instalación de depuradoras de gases en las chimeneas de los barcos.

La solución a largo plazo en realidad pasa por apostar por combustibles fósiles más limpios, como es el Gas Natural Licuado, que no genera SOx ni PM y que además reduce en un 80% las emisiones de NOx. No es una solución que estuviese disponible hasta ahora, era una tecnología en desarrollo, y, de hecho, se enfrenta a muchos retos de suministro en puertos, pero ya podemos decir que navega el primer crucero del mundo con GNL, el AIDAnova, bautizado en Tenerife hace pocas semanas. El segundo, pero primero de una marca internacional, llegará a finales de 2019, el Costa Smeralda. Y después vendrán mas de una docena en los años siguientes, demostrando una vez más el compromiso de la industria de los cruceros con el medioambiente.

Costa Smeralda.

Costa Smeralda.

Algunos artículos, que no estudios, alertan de que un crucero emite al día lo mismo que varios millones de coches, basándose en datos de hace 20 años de procedencia incierta, y, además, sin tener pudor en comparar directamente barco con coches, cuando lo que hay que comparar es el barco con la ciudad, porque el barco proporciona con sus motores electricidad, aire acondicionado, cocinas, lavandería, entretenimiento, etc. Es decir, todos los suministros energéticos que necesitan sus “ciudadanos” a bordo.

La realidad es que un crucero construido en los últimos años, con motores Tier III y depuradoras de gases, así como otras medidas para evitar el consumo de energía, como luces LED, reducción de fricción en el casco o incluso rutas más cortas, es mucho más eficiente que la mayoría de las ciudades en las que vivimos.

Mucho más eficiente que la mayoría de las ciudades en las que vivimos.

Mucho más eficiente que la mayoría de las ciudades en las que vivimos.

En otro articulo más adelante os explicaremos como todos los materiales reciclables son separados a bordo de los cruceros y descargados para que empresas especializadas los gestionen, o que se hace con los residuos orgánicos, aguas grises y aguas de sentina. Tranquilos, todo está legislado, controlado y tratado con las mejores tecnologías disponibles en este momento.

Descubre el Crucero que mejor se adapta a ti y todas las ofertas aquí.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios