Madeira, un destino para todo el año

0 comentarios
Rate this post

Viajeros de todo el mundo eligen cada año Madeira por su belleza verde, por su clima privilegiado y por la paz y el sosiego que se respiran en este archipiélago de increíble naturaleza.

Hay destinos que son un acierto seguro para los amantes de la naturaleza. Madeira es uno de ellos: una isla verde cuajada sobre el azul del Atlántico. Aunque en realidad se trata de un archipiélago, con dos de sus islas habitadas, Porto Santo y Madeira, siendo esta última donde se encuentra el Aeropuerto Internacional Cristiano Ronaldo nuestra vía de llegada. Un primer vistazo, nada más aterrizar, ya te da idea de la generosidad de la naturaleza para con esta región portuguesa, famosa por su escarpada orografía y verde exuberancia.

Levada

Una forma perfecta de adentrarse en ella es recorrer sus senderos. Madeira cuenta con más de 3.000 kilómetros de caminos de los cuales casi la mitad discurren paralelos a sus famosas levadas. Por si no conoces el término, aclararemos que las levadas son pequeños canales de agua practicados sobre el terreno con una ligera pendiente. De este modo, la simple gravedad asegura el transporte del preciado líquido, desde las zonas más altas y húmedas de la isla hacia el sur.

Como curiosidad, debes saber que el origen de las levadas se remonta al siglo XV y que este ingenio hidráulico se ideó para asegurar el riego a las plantaciones de caña de azúcar. Un apunte que nos retrotrae a la esencia tropical de Madeira, sin duda una de sus señas de identidad.

Esta isla de experiencias invita a reconectar con la naturaleza. Mientras atraviesas su tupido bosque de laurisilva, Patrimonio Natural de la Humanidad desde 1999, el verde intenso y la humedad del ambiente te acompañan en el descubrimiento de la flora y fauna locales.

Vista aérea Cabo Girão

Abundan los enclaves naturales en torno a los cuales trazar una ruta inolvidable, jalonada de impresionantes miradores. Visita las grutas de San Vicente excavadas por las corrientes de lava original; alcanza el acantilado de Cabo Girão, uno de los más altos de Europa con pasarela transparente; o intérnate en la Serra de Agua para admirar el mosaico de las terrazas cultivadas.

Madeira es un espectáculo natural se mire por donde se mire… También si se dirige la vista hacia el océano. Las excursiones en lancha para avistar ballenas, delfines y focas son una de las actividades preferidas de los turistas, junto con la práctica de los deportes náuticos.

Piscinas en Porto Moniz

Otra visita imprescindible son las piscinas naturales de Porto Moniz y de Seixal, de origen volcánico como toda Madeira. Perfecta elección para una jornada tranquila disfrutando del mar y el sol. Aunque si lo que buscas son playas únicas, en Madeira también las encontrarás. Toma nota de este nombre, Praia da Faja dos Padres. El acceso a este arenal es tan complicado que se construyó un teleférico para descender hasta los pies del acantilado donde se encuentra. ¡Merece la pena!

Madeira conquista el corazón de los viajeros con grandes dosis de encanto. En su zona más rural, nos regala la vista con las pintorescas casas triangulares de Santana; y, en la capital, seduce con el aire cosmopolita y el lujo de sus restaurantes y hoteles. Además, está el asunto del buen yantar y es que tanto en Madeira como en Porto Santo se come de fábula, al igual que en todo Portugal. La gastronomía lusa goza de merecida fama y en Madeira podrás saborear exquisitos guisos de pescado, espetada (carne en brocheta), sopas y especialidades como las lapas a la parrilla o el bolo do caco, su pan típico.

Viejo vagón en exhibición en la Fiesta de la Flor

Si tienes flexibilidad en tus fechas de viaje, te recomendamos que lo hagas coincidir con alguno de los eventos tradicionales de Madeira, como la Fiesta de la Flor o la Fiesta del Vino, que, debido   a la situación de la COVID-19, extraordinariamente este año tendrán lugar en el mes de octubre, amenizando la vida local. Contempla las bellas alfombras florales o degusta los deliciosos Vinos de Madeira, vinos de licor elaborados con variedades como la Malvasía o la Bual, dando continuidad a una tradición vitivinícola que se remonta a los tiempos del mismísimo Shakespeare, por lo visto gran aficionado a estos caldos.

Como ves, Madeira es un cofre de sorpresas a la espera de que vayas a destaparlo. En www.logitravel.com tenemos propuestas muy variadas para que elijas la que mejor encaje con tu manera de viajar. ¿A qué esperas para descubrir esta joya verde de Portugal?

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios