Descubre uno de los secretos mejor guardados de Europa: el Algarve

0 comentarios
Rate this post

El Algarve es el destino de playa por excelencia de Portugal y el más demandado para unas vacaciones de sol y mar. Sin embargo, también cuenta con ciudades que regalan una lección de historia a cada paso, pueblos donde el tiempo se detiene, naturaleza que invita a recorrer senderos de varios kilómetros, una gran biodiversidad y una gastronomía más que excelente.

Playa Doña Ana

Con 200 kilómetros de litoral, no es de extrañar que la región del Algarve sea conocida precisamente por sus playas. Las hay para todos los gustos, desde extensos arenales dorados entre gigantes acantilados y pequeñas calas de agua transparente, hasta pequeñas islas paradisíacas a pocos minutos de la costa.

En 2021, 87 de ellas fueron distinguidas con la Bandera Azul, el símbolo europeo de calidad para los bañistas que concede la Asociación Bandera Azul de Europa por la calidad del agua, la seguridad, la limpieza y los servicios ofertados.

Entre las playas más destacadas se encuentra la de Doña Ana, situada al sur de Lagos. Esta bella e íntima playa de aguas turquesas, tranquilas y cristalinas está considerada una de las más hermosas del país. Su agraciado entorno natural, su arena dorada y la escarpada pared rocosa de los cercanos acantilados salpicados de cuevas aportan al lugar una atmósfera única y mágica.

La playa de Benagil te impresionará por su increíble cueva esculpida por la naturaleza, cuyas rocas cubiertas de fósiles marinos están modeladas por la acción natural conjunta del mar y de la lluvia.

Cerca de Faro, no puedes perderte cinco islas que hacen de barrera entre el mar y la ría Formosa, pertenecientes al Parque Natural de la Ría Formosa. La isla de Culatra cuenta con varias playas, como las de Farol, Culatra y Hangares. Cerca de Olhão, se encuentran la playa de Fuseta y la isla de Armona, perfectas para practicar deportes náuticos. La isla de Tavira, por su parte, ofrece una enorme extensión de arenal y aguas tranquilas. Y, para finalizar, la isla de Deserta tiene un arenal que no parece tener fin y un área totalmente deshabitada con solo instalaciones relacionadas con el baño en la playa.

Parque Natural del Suroeste Alentejano y Costa Vicentina

Además de su atractivo de sol y playa, el Algarve cuenta con otro tesoro igualmente cautivador: su naturaleza. Desde la costa hasta la sierra, existe una diversidad que puede explorarse a través de actividades como el avistamiento de aves, senderismo o el cicloturismo. El Parque Natural de la Ría Formosa alberga en su interior diferentes hábitats: islas de barrera, pantanos, bancos de arena, dunas, salinas… Una ruta por ella te permitirá observar nutrias, tortugas, cigüeñas, garzas y hasta flamencos. ¿No es increíble?

El Parque Natural del Suroeste Alentejano y Costa Vicentina es un santuario natural con una franja costera recortada con abruptos acantilados, playas y dunas únicas en el mundo. Y la Reserva Natural del Pantano de Castro Marim y Vila Real de Santo António, junto a la desembocadura del Guadiana, te sorprenderá por sus más de 400 tipos diferentes de plantas que lo convierten en un paraíso botánico único.

Su rico pasado histórico y cultural es otra de las caras de este destino que no puedes pasar por alto. Sagres es uno de los pueblos con más historia, donde encontrarás su fortaleza aún operativa y la más grande de la región. En su interior se conservan la enigmática rosa de los vientos dibujada en el suelo, la muralla cortavientos de falsas almenas y la capilla de la Virgen de Gracia. Desde lo alto de la fortaleza verás el Cabo de San Vicente, punto de referencia en las cartas náuticas por el faro que originalmente encendían los frailes en la torre del convento para la seguridad de los navíos.

Ruinas de un castillo del siglo XIII

Moura también merece una visita por las ruinas de un castillo del siglo XIII, que cuenta con edificios elegantes y un barrio árabe bien conservado. El nombre de esta ciudad proviene de una leyenda relacionada con la conquista del siglo XIII. En esa época, la ciudad estaba gobernada por la princesa Saluquia, que se enamoró perdidamente de Bráfama, alcaide musulmán de Aroche. En la víspera del matrimonio, unos hidalgos cristianos aprovecharon la distracción de los preparativos de la boda para conquistar la ciudad, mataron al amado de la princesa y se disfrazaron de musulmanes para cruzar la misma. La princesa, creyendo que era la comitiva de Bráfama, ordenó les franqueasen las puertas de la fortaleza y rápidamente conquistaron el castillo. Saluquia se dio cuenta entonces del error que había cometido y, herida por la certeza de la muerte de Bráfama, se precipitó desde la torre donde se encontraba.

Aqualand

Para los que viajan en familia, el Algarve cuenta con múltiples parques temáticos en los que disfrutar de un fantástico día, como Aqualand, con grandes toboganes, rápidos, piscinas, áreas infantiles y beach club; Krazy World, que alberga un zoo, parque de atracciones, minigolf y piscina; Aquashow Fun, con una gran variedad de atracciones adaptadas a diferentes tipos de público; Slide & Splash, donde darse el mejor de los chapuzones; el Zoo de Lagos, que prioriza el bienestar animal; Mine Park, diseñado para los amantes de la naturaleza y de la cultura popular; y el Zoomarine, donde se pueden observar delfines, focas, leones marinos, aves tropicales y rapaces, entre otras especies.

Y tras una jornada intensa de turismo, ¿qué mejor plan que relajarse en alguno de sus lugares destinados a la salud y el bienestar? Sumérgete en el agua, desestrésate y trata tu piel con los tratamientos de agua dulce en la estancia termal de Monchique y de agua salada en los diversos centros de talasoterapia.

Cataplanas

Para finalizar, no podemos olvidarnos de las múltiples sorpresas gastronómicas que ofrece esta región para satisfacer a los paladares más exigentes. El secreto de sus recetas es la gran calidad y la frescura de su materia prima. Ente los platos más destacados, se encuentran las cataplanas, los mariscos, los pescados a la brasa, el arroz con navajas, las habas que se mezclan con los sabores del chorizo, la morcilla o el tocino y la sopa de cazón, también conocida como sopa de tiburón. Los vinos tintos, blancos y rosados son los acompañantes ideales de las especialidades de la cocina algarvia.

Pon el broche final con un buen dulce típico, como los bolinhos de almendras, los morgadinhos o los Dom Rodrigos, y un vasito de aguardiente de madroño, elaborado artesanalmente a fuego lento.

El Algarve lo tiene todo para unas vacaciones más que inolvidables. ¿Preparado para descubrir con Logitravel el secreto mejor guardado de Europa?

Dejar comentario
Etiquetas: , , , ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios