La polémica supresión de la Secretaría de Estado de Turismo

0 comentarios
La polémica supresión de la Secretaría de Estado de Turismo
Valora este post

“El turismo es un sector prioritario porque es clave para la economía de nuestro país, y así lo ha reconocido el Gobierno. Por ese motivo se tomó la decisión de crear la Secretaría de Estado de Turismo, ofreciendo una mayor capacidad de interlocución con el conjunto del sector, con las otras administraciones turísticas, y en el seno del propio Gobierno, influyendo mejor en la toma de decisiones que afecten a otros departamentos cuando incidan en materia turística”. Este era el motivo de existencia de la Secretaría de Estado de Turismo, según el texto de bienvenida de su web, hasta el viernes pasado, cuando el Gobierno anunció su supresión.

Es cierto que vivimos una época de ajustes presupuestarios y que el Gobierno de España está dando buena cuenta de ello con sus medidas, pero la decisión anunciada el pasado viernes pilló por sorpresa a más de uno y a casi todo el sector turístico. El Gobierno decidió suprimir la Secretaría de Estado de Turismo y rebajar su rango a nivel de Secretaría General, es decir reducir su rango político. Joan Mesquida seguirá estando al frente como Secretario General de Turismo, pero la principal diferencia con respecto a la situación anterior será que a partir de ahora no tendrá presencia en las reuniones del Consejo de Ministros permitidas para niveles a partir de Secretario de Estado. Es decir que el turismo a pesar de ser uno de los principales sectores económicos de España (supone el 11,2% del PIB) no lo es tanto a nivel político. Al final, parece que la convocatoria del Consejo de Ministros monográfico de turismo el pasado verano en Mallorca, se ha quedado en un mero gesto propagandístico hacia el sector.

El caso es que el debate está abierto. Por un lado aparecen las voces que hablan de que la existencia de una Secretaría de Estado de Turismo no supone ninguna ventaja competitiva para el sector turístico, más cuando las competencias en materia turística se encuentran transferidas a las comunidades autónomas y cuando va a seguir considerándose como una materia interministerial, con presencia en todas las líneas estratégicas del Gobierno que estén directa o indirectamente vinculadas. Y por otro lado están los que ven en la decisión del Gobierno un “error histórico“, pues más allá de la gestión turística que desarrolla cada comunidad autónoma España como destino turístico necesita de un liderazgo político, tanto para el ámbito nacional como el internacional.

El caso es que la decisión tomada por el Gobierno y la forma, de manera unilateral, ha generado un rechazo unánime del sector turístico y no parece que sea la mejor manera de impulsar la difícil situación que atraviesa el turismo, uno de los pilares económicos actuales y futuros de España. Un punto más de fricción y de malestar entre el sector público y privado de nuestro país que poco favorece a la necesidad de unión, cooperación y coordinación entre todas las partes para superar la crisis económica y reforzar el modelo turístico de España.

Dejar comentario
Etiquetas: , , ...