Cruceros por el Báltico

Descubriendo capitales de cuento

0 comentarios
Cruceros por el Báltico
5 (100%) 1 vote

Los cruceros por el Mar Báltico nos ofrecen la posibilidad de visitar grandes capitales con un estilo muy distinto a lo que estamos acostumbrados en el sur de Europa. Sin duda la estrella es San Petersburgo, cuya grandeza monumental y extensión suele requerir una escala larga como mínimo, o incluso hacer noche, para poder disfrutarla adecuadamente. Copenhague con la sirenita y sus canales, o Estocolmo, repartido en varias islas, con la sede de los Premios Nobel y el Palacio Real; y también tenemos Helsinki, como muestra de la Finlandia urbana.

 

De excursión por Estocolmo

De excursión por Estocolmo

San Petersburgo deslumbra en cada esquina. Edificios inmensos, monumentos gigantes, palacios, y las espectaculares iglesias ortodoxas, como la Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada con sus coloridas cúpulas en forma de cebolla, nada nos dejará indiferentes. El Museo Hermitage, en el Palacio de Invierno, es uno de los más prestigiosos del mundo, y cuenta con obras de prácticamente todos los pintores de fama histórica internacional, así como objetos de arte prehistórico, romano y griego. Una visita a fondo requiere desplazarse también a los alrededores para maravillarse con el Palacio de Peterhof, que en su fachada principal luce un derroche fascinante de fuentes y esculturas bañadas en pan de oro.

 

San Petersburgo

San Petersburgo

 

Copenhague está asociado a la pequeña sirenita que nos espera a orillas del Parque Lingelinie, pero lo cierto es que la ciudad tiene atractivos mucho más interesantes como el Palacio de Amalienborg y la Torre de Mármol que puedes visitar antes de hacer un descanso en el famoso muelle Nyhavn, protagonista de millones de fotos de recuerdo por sus edificios coloridos y el trasiego de barcos turísticos que van y vienen recorriendo los canales de la ciudad. No dejes de hacer un tour en uno de esos barcos para conocer los mejores rincones de Copenhague. En la calle peatonal Stroget se alternan encantadoras tiendas de estilo nórdico con marcas de renombre internacional, y desemboca en la impresionante Plaza del Ayuntamiento, con el histórico parque de atracciones Tivoli enfrente.

 

Copenhague

Copenhague

 

Estocolmo es una de las ciudades más bellas del Norte de Europa. Asentada sobre varias islas conectadas por decenas de puentes, Gamla Stan es el barrio histórico donde se ubica el viejo edificio de la Bolsa de Estocolmo, actualmente sede de la Academia Sueca, que decide el Premio Nobel de Literatura cada año. Además de la belleza nórdica de Estocolmo y una posible visita al Palacio Real, también triunfa entre los visitantes el Museo Vasa, que conserva intacto un navío de guerra del siglo XVII con una truculenta historia.

 

Estocolmo

Estocolmo

 

La Estación Central de tren de Helsinki es una de las más bellas del mundo y el Parlamento de Finlandia, uno de los más impresionantes, pero gracias al tamaño compacto de la ciudad, podremos visitar también edificios monumentales como la Catedral Ortodoxa Upenski o la Catedral Luterana Tuomiokirkko de estilo neoclásico, sin olvidarnos de la Plaza del Mercado, siempre animada  y con muchos rincones a descubrir.

 

Helsinki

Helsinki

 

Más allá de las grandes capitales europeas, un crucero por el Mar Báltico nos permite descubrir otras más pequeñas y emergentes como puede ser Tallin, capital de Estonia y que cuenta con un precioso casco antiguo con la Plaza del Ayuntamiento como epicentro, donde encontraremos una de las farmacias más antiguas de Europa, además de muchas terrazas donde hacer un descanso o comer. Para llegar a la colina donde resplandece la Catedral de Alexander Nevski tendremos que atravesar las murallas medievales de la ciudad, encontrándonos por el camino un barrio que adopta ciertos rasgos de la estética medieval.

 

Tallín

Tallín

 

Otra ciudad poco conocida que forma habitualmente parte de las rutas de cruceros es Klaipeda, en la costa de Lituania, y que pese a sus 200.000 habitantes mantiene intacto su encanto histórico, con edificaciones de madera y ladrillo, calles adoquinadas y curiosos edificios como la Oficina de Correos neogótica. Puedes visitar el Museo del Ambar, el Parque de Esculturas, el Museo del Castillo, o el Bulevar de las Veletas, Klaipeda sin duda te sorprenderá.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios