Especial cruceros: cruceros fluviales

0 comentarios
Valora este post

Las semana pasada iniciamos una serie de artículos relacionados con el especial sobre cruceros del suplemento de viajes de El Mundo «Ocholeguas«, y nos centramos en los mejores cruceros del mundo. Hoy retomamos el tema y nos vamos a del mar al río y de los cruceros marítimos a los fluviales: los mejores cruceros fluviales.

Quizá no sean tan conocidos como los cruceros por mar, de hecho estos son los más clásicos, accesibles (en todos los sentidos) y consolidados. Pero los cruceros fluviales poseen un valor añadido, que reside precisamente en el lugar por el que transcurrern, y que quizá les imprime un plus de romanticismo en el sentido de la vuelta a un viaje más clásico, más auténtico, no tan multitudinario como el de los transatlánticos que recorren mares.

Los cruceros fluviales suelen estar vinculados con temas gastronómicos o culturales y alejados de las visitas a grandes núcleos turísticos. Los cruceros fluviales europeos más interesantes, según «Ocholeguas» son:

1. Valle del Duero: dura seis días y parte desde Oporto, continúa por el Duero hacia Regua, el verdadero centro de producción del vino de Oporto. De ahí se hacia Vega de Terrón, muy cerca de Salamanca y también de gran tradición vitivinícola. El viaje también realizará parada, entre otros lugares, en Pinhao, una aldea en la que confluyen el río del mismo nombre y el Duero y donde el vino vuelve a ser el protagonista.

2. Perlas del Danubio: recorre el Danubio, segundo río más largo de Europa, con 2.888 kilómetros de longitud . Este crucero realiza parada en algunas de las ciudades más importantes de esta parte de Europa, como Viena, Melk, Bratislava (Eslovaquia), Kalocsa, Budapest y Esztergom en Hungría.

3. Rhin romántico: con una duración de cinco días, sale de la ciudad francesa de Estrasburgo y recorre el Rin, un río de 1.320 kilómetros de longitud, que nace en Suiza y desemboca en el Mar del Norte. El viaje también realiza parada en la ciudad alemana de Coblenza, continúa hacia Rudesheim, puerta de entrada al alto valle central del Rin, y se detiene en las villas de Spire y Mannheim antes de regresar a Estrasburgo.

4. París y Normandía: el nombre de este crucero es suficiente aval para asegurar una experiencia inolvidable. Un crucero en el Sena es una excelente manera de conocer París desde otra perspectiva y si continúa mas allá de los confines de la capital francesa, tendrá la oportunidad de relajarse mientras navega en las tranquilas aguas de Les Andelys, Rouen, Honfleur, Caudebec-En-Caux y Vernos.

5. Laguna de Venecia: la laguna de Venecia es un destino maravilloso, puesto que sus ríos y canales alrededor ofrecen un paisaje totalmente distintoy con mucho encanto. El barco parte de Venecia y continúa por Taglio Di Po, Polisella, Ferrare, Verona, Chioggia y las islas de la Laguna.

6. Rusia espectacular: tres días en Moscú, navegación atravesando ríos (el Volga y el Neva), lagos y canales para conocer enclaves como Uglich, Myshkin Goritzy y la Isla Kizhi. Y otros tres días en San Petersburgo…inigualable.

7. Danubio: Tres días en Budapest e inicio del crucero por el Danubio y conocer Esztergom, Bratislava, Viena, Dürnstein, Melk y concluir en Linz (dos días de visita). Con el añadido de conocer con mayor profundidad la historia de la zona gracias a las clases de historia de la zona, pequeños conciertos de música, juegos en cubierta, clases de baile, demostraciones de gastronomía, etc., que se organizan entre el programa de actividades del crucero

8. Holanda y Flandes: un crucero de ocho días por los ríos Mosa y Escalda, en el norte de Europa, hasta llegar a Ámsterdam y Rótterdam, y posteriormente visitar Amberes, Gante y Brujas.

 

Más información en Ocholeguas.

Dejar comentario
Etiquetas: , , ...