Naturaleza, gastronomía y paisaje: la cereza del Valle del Jerte

0 comentarios
Naturaleza, gastronomía y paisaje: la cereza del Valle del Jerte
Valora este post
Una de las zonas de España que mejor reconocemos y asociamos a su paisaje y naturaleza es el Valle del Jerte. Y lo es gracias a la cereza. Extremadura posee uno de los espectáculos de la naturaleza más bonitos de España: el paisaje de los cerezos en flor del Valle del Jerte.
Justo por estas fechas, el Valle del Jerte se transforma en un paisaje blanco, como si de una zona de alta montaña pirenaica se tratara. Pero, en cambio, no como consecuencia de las nevadas sino por la llegada de la flor de los cerezos, que se celebra con la conocida “Fiesta del Cerezo en Flor” y que genera miles de visitas de turistas de toda España durante los meses de abril y mayo.
Las opciones para vivir la experiencia de la cereza del Valle del Jerte, también conocido como el “Valle de la Cereza” se amplían hasta el mes de juliio, fecha cuando finaliza su recolección. Durante ese tiempo, desde que florece hasta que se recoge, son múltiples las opciones para disfrutar de esta combinación de naturaleza, paisaje y gastronomía en torno a la cereza.

Entre las actividades más destacadas para disfrutar del Valle de la Cereza se encuentran, por un lado, las que se pueden practicar durante los meses de marzo (finales) y mayo, centradas en disfrutar del paisaje a haciendo alguna ruta senderista, conocer de cerca la relación entre la cereza y el territorio a través del Museo de la Cereza y de la asistencia de guías especializados y de trabajadores del campo o asistir a alguna de las actividades organizadas para conmemorar la floración del cerezo.
Y, por otro lado, a partir de principios de junio, y hasta finales de julio, el paisaje cambia de color, de blanco pasa a rojo picota y a las actividades se les suma la posibilidad de participar en la recogida de la cereza, en su tratamiento y, posteriormente, en su degustación.
Unos meses óptimos para viajar a esta zona de Extremadura con niños y que puedan degustar una de sus frutas veraniegas preferidas y descubrir una de las principales zonas de cultivo.
Tenéis cuatro meses para disfrutar de uno de los atractivos naturales y gastronómicos más auténticos de Extremadura, ¿os lo vais a perder?…
Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios