¿Qué es el “turismo de venganza”?

El ansia viajera sin medida es una de las consecuencias del confinamiento

0 comentarios

Después de una época en la que ha sido imposible viajar, como ocurrió durante el confinamiento, llegan unas ansias viajeras sin control o el llamado turismo de venganza. No es un término nuevo, se viene usando para aquellas personas que por circunstancias personales como enfermedades, cuidado de hijos o padres mayores, dificultades económicas, etc. O causas ajenas como el coronavirus, no han podido viajar durante un tiempo y cuando por fin pueden hacerlo, viajan a lo bestia. El fenómeno se ha analizado en psicología como una forma de auto-indulgencia ante situaciones difíciles, parecido a las compras compulsivas. Algo así como me doy un capricho porque me lo merezco después de todo lo que he pasado. Y ahora, en pleno verano y después de los duros confinamientos, ha llegado con fuerza al turismo en España. Al principio se apuesta por el propio país, recorrer y descubrir rincones no visitados antes, después poco a poco se va ampliando el radio de acción.

Siempre que la situación sanitaria y económica de cada uno lo permite, sentimos ese deseo de viajar todo cuanto podamos, aprovechar el tiempo a tope y quitarnos la espinita del tiempo ‘perdido’. Según un estudio internacional, el turismo interior es el primero que se revitaliza tras una época de restricciones, luego vienen los destinos cercanos y por último los internacionales. Asimismo aclara que los jóvenes son los que tienen más ganas de viajar sin medida y eligen preferentemente destinos al aire libre y en plena naturaleza. En España, donde contamos con un importante mercado interno, su efecto está siendo mayor que en otros países.

Este fenómeno se pudo comprobar en China cuando, tras finalizar el confinamiento más estricto, las reservas hoteleras y de vuelos para viajar dentro del país aumentaron un 1.500%. Y cuando las condiciones sanitarias y fronterizas lo permitieron, se lanzaron al turismo internacional visitando países cercanos como Nueva Zelanda, Japón, Singapur, Corea del Sur o Tailandia.

Otro ejemplo de turismo de venganza lo encontramos en las reservas para realizar un crucero en 2021, que en estos momentos están batiendo todos los récords. El crucerista devoto no puede esperar y se asegura ya su crucero para el año próximo, cuando los barcos de cruceros operarán de nuevo sus rutas con normalidad.

Este verano las vacaciones en el propio país y viajar todo lo que se pueda en la medida de lo posible, están siendo la tónica habitual. Las staycations y el revenge travel, como indican los respectivos términos anglosajones, han llegado a España.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios