Bilbao, la transformación de una gran ciudad

0 comentarios
Bilbao, la transformación de una gran ciudad
Valora este post

Hace algunos años, Bilbao era una ciudad eminentemente industrial que algunos calificaban como poco atractiva y gris. Pero se ha reinventado a si misma con una gran transformación que la dota de bellos encantos equiparables a su rival más cercana: San Sebastián. La ciudad del río Nervión sorprende porque ofrece un paisaje que mezcla una importante arquitectura del siglo XXI, una eficaz red de transportes, edificios religiosos con historia y una gastronomía de excepción. ¿Nos perdemos por Bilbao?

Un ejemplo de este cambio viene representado por el Museo Guggenheim, un edificio con un arquitectura fuera de serie, realizada por el prestigioso arquitecto Frank O. Gerhy, que es ya símbolo de la ciudad. Esta gran estructura destaca por su colorido y su construcción a base de grandes piezas octogonales con formas curvilíneas y realizado en titanio.

A orillas del río, observamos la tradicional construcción de las casas que imponentes, recuerdan al paisaje de las ciudades del Norte de Europa. Este paseo, llamado Arenal, deja entrever varios puentes para ir de un lado al otro de la ría, como el de Calatrava, inconfundible por sus formas, siempre discutidas, de este ingeniero valenciano. Las iglesias son notables, recomendamos llegar a la Basílica de Begoña, en lo alto, desde el cual ver importantes vistas de la ciudad.

El casco antiguo nos ofrece una gran riqueza histórica y cultural. Calles más estrechas, iglesias, plazas… y toda clase de tabernas y restaurantes modernos que nos obsequian con una de las gastronomías más ricas del mundo. Es el momento de saborear los más variados pintxos vascos, fríos y calientes, y con aquellos toques de autor más originales que mezclan lo salado con lo dulce. Con tantos pintxo, a veces uno no sabe lo que ha comido, pero tranquilo que, aunque tú no los cuentes, los responsables de cada taberna saben a la perfección los que has cogido!. Pero tampoco puedes perderte la merluza a la vasca, las carnes tiernas, el queso Idiazábal… regado de las bebidas tradicionales txacolí o sidra.
Foto: dalbera

Dejar comentario