Castilla-La Mancha te robará el corazón

0 comentarios
Rate this post

Castilla-La Mancha es tierra de historia. Una región a la que el ilustre Don Quijote le dio una gran proyección internacional y que sorprende por sus contrastes. La llanura manchega se abre paso con una inmensa riqueza patrimonial y cultural formada por yacimientos arqueológicos, conjuntos medievales y renacentistas, ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO… ¡Te robará el corazón!

Esta comunidad emana historia y su geografía está salpicada de lugares monumentales en los que prosperaron civilizaciones, convivieron culturas, se libraron grandes batallas y se forjaron mitos literarios.

Toledo

Toledo es uno de ellos. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, sorprende a sus visitantes con su interesante conjunto arquitectónico y artístico. Entre sus muros cohabitaron durante muchos años musulmanes, cristianos y judíos, por lo que se conoce como “la Ciudad de las 3 Culturas”. En ella podrás visitar lugares como dos de las tres sinagogas más importantes de España, el Museo Sefardí, el Museo del Greco, el imponente Alcázar, la catedral y el mirador del Valle, con una increíble vista panorámica de la ciudad.

En la provincia de Toledo, además, también podrás conocer otros lugares clave como los Molinos de Viento y el castillo de Consuegra; la bonita población de El Toboso, famosa por ser la cuna imaginaria de Dulcinea; Talavera y su Museo de Cerámica Ruiz de Luna, y muchos más.

Cascada en el Parque Nacional de Cabañeros

Los amantes de la naturaleza no pueden perderse en esta provincia el Parque Nacional de Cabañeros, donde sobrevive intacto el gran bosque mediterráneo de Europa; las Barrancas de Burujón, un espectacular paisaje de barrancos rojizos; y, entre muchos otros, los Montes de Toledo, ideal para la práctica de turismo rural.

Cuenca y su provincia también merecen una visita. La capital está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ya que cuenta con un increíble casco antiguo considerado uno de los mejores ejemplos de ciudad medieval fortificada, conservando su paisaje urbano original. Encaramadas a la cornisa de la roca sobre la Hoz del Huécar, las Casas Colgadas son símbolo indiscutible de Cuenca y verdaderas joyas de la arquitectura gótica popular.

Ruinas romanas en Segóbriga

A lo largo y ancho del territorio provincial encontrarás otros sitios sorprendentes como el Parque Arqueológico de Segóbriga, donde descubrir el esplendor de su pasado romano; la mina romana de “La Condenada”, en Osa de la Vega; el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, con la famosa Ciudad Encantada y el Ventano del Diablo; y el Castillo de Belmonte, reconstruido en el siglo XIX por Eugenia de Montijo.

Por su parte, la provincia de Ciudad Real ofrece al turista verdaderas joyas con las que conocer el carácter manchego. Ejemplo de ello es Almagro, con sus calles empedradas, palacios nobles y el espectacular Corral de Comedias; la señorial e imponente Villanueva de los Infantes, repleta de tesoros arquitectónicos de una cautivadora identidad; y el pueblo de Campo de Criptana, con sus grandes molinos de viento.

Para aquellos que quieran respirar aire puro, observar aves y practicar deportes en la naturaleza, pueden visitar el Parque Natural Valle de Alcudia y Sierra Madrona, el Parque Nacional de Cabañeros y el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.

Guadalajara

Guadalajara destaca sobre todo por el turismo rural y las rutas de senderismo. Esta provincia te permitirá conectar con tu yo interior en sus espacios naturales. En el Parque Natural del Alto Tajo podrás ver lugares de incomparable belleza como la Laguna de Taravilla o el antiguo asentamiento celtibérico de Castil de Griegos, cerca de Checa. Los aficionados al senderismo y a la aventura no pueden perderse los Parque Naturales de la Sierra Norte de Guadalajara y del Barranco del Río Dulce.

Son famosos también la ruta de los Pueblos de la Arquitectura Negra, conectados por carreteras serpenteantes que dejan a la vista un espectáculo único; y el pueblo de Sigüenza, con su imponente castillo en el punto más alto y su catedral que mezcla los estilos románico y gótico.

Ponemos fin a esta completa ruta por Castilla-La Mancha en Albacete, donde es más que recomendable practicar turismo rural en zonas como Alcalá del Júcar, perfecta para hacer todo tipo de actividades en el río; Almansa con su imponente castillo y, entre otros, Chinchilla de Montearagón, con su curioso castillo que cuenta con un colosal foso tallado en la roca.

En esta provincia, además, hay un gran oasis en el que refrescarse en verano: el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, formado por 15 lagunas repletas de miradores, cascadas y playas naturales.

Queso Manchego

No cabe duda de que Castilla-La Mancha te enamorará por su rico patrimonio artístico, cultural y natural, pero también lo hará por su excelente gastronomía. Entre sus productos estrella destacan el Aceite de Oliva Virgen Extra, el Queso Manchego (elaborado solo con la raza de oveja manchega), la Miel de la Alcarria, el Azafrán de La Mancha… Y no olvides probar platos como la caldereta de cordero, las migas, el pisto, la sopa de ajo y la carcamusa, poniendo el toque dulce con un buen mazapán de Toledo o los fantásticos Miguelitos de La Roda.

Acompaña cada bocado con un buen vino y, si eres un gran amante de esta bebida, no te pierdas alguna de las rutas del vino que hay en la región y que forman parte de la Red de Rutas del Vino de España.

¿Preparado para dejarte enamorar por Castilla-La Mancha?

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios