Descubre el Wonder of the Seas, una experiencia que hay que vivir

0 comentarios

Hoy en nuestro blog descubre el nuevo barco más grande del mundo de la naviera Royal Caribbean. Descubre el Wonder of the Seas, experiencia que hay que vivir. Te contamos el por qué a continuación…

El Wonder of the Seas está haciendo cruceros desde Barcelona y como no podía ser de otra forma, fuimos a probarlo nada más llegar.

El Wonder of the Seas es el quinto barco de clase Oasis de Royal Caribbean, y si has navegado en alguno de sus hermanos en los años anteriores, sabes de lo que estamos hablando. Un barco tan ancho que en el centro tiene dos parques a cielo abierto, un diseño tan increíble que en popa tiene un teatro a cielo abierto.

AquaTheater

AquaTheater

Pero el Wonder of the Seas tiene importantes diferencias respecto a sus hermanos, para empezar, el Solarium, una zona tranquila solo para adultos en lo alto de proa, cuenta ahora con un techo de membrana transparente totalmente cerrado, por lo que ha ganado en climatización y silencio, al no entrar los sonidos exteriores. Para nosotros, se convirtió en una de las zonas preferidas el barco, sobre todo para desayunar con tranquilidad en el Solarium Bistro.

Una vez cargadas energías en el desayuno, el día puede ser todo lo frenético o tranquilo que tú quieras, el Wonder of the Seas tiene instalaciones para todo. Para empezar, hay tres piscinas en la zona central, un parque acuático infantil, y varios toboganes acuáticos para disfrutar de las tardes de sol en el Mediterráneo. No faltan tampoco varios jacuzzis, y el más especial, el uno que sobresale por la borda y que a través de su cristalera tienes impresionantes vistas panorámicas.

Cubierta de piscinas

En la zona Sports Zone, hay más aventuras, como la piscina de olas para probar a hacer surf, la cancha deportiva, el minigolf, la tirolina que cruza el parque BoardWalk o la entrada del tremendo tobogán seco Ultimate Abyss, que desciende 10 cubiertas a toda velocidad. Como somos como niños los probamos todos y no podemos menos que recomendarte que hagas lo mismo, es muy divertido, no da miedo, y no hay nada mejor que soltar adrenalina y hacer algo distinto en las vacaciones.

Ah! Nada de esto tiene coste en Royal Caribbean, las atracciones están todas incluidas, solo tienes que esperar tu turno.

Diez cubiertas más abajo, dividiendo el barco en dos longitudinalmente, encontramos un espectacular parque a cielo abierto con 20.000 plantas naturales, curiosas esculturas y una selección de restaurantes y tiendas en su perímetro. Se trata de Central Park y es otra de las zonas tranquilas del barco. La sensación de estar en un parque mientras navegas en altamar nos pareció increíble.

Tobogán Ultimate Abyss

Hay otro parque en la zona trasera, pero en este caso, inspirado en los paseos marítimos norteamericanos. Se llama Boardwalk y un carrusel de caballitos nos recibe en la entrada, a la izquierda encontramos una tienda de chuches y una hamburguesería de la mítica franquicia Jhonny Rockets, con decoración de los años 50. A la derecha está el bar deportivo Playmakers, donde pudimos ver un importante partido de futbol de nuestro equipo, y finalmente, al fondo, el impresionante teatro al aire libre Aquatheater, flanqueado por dos enormes rocódromos.

En Aquatheater pudimos ver uno de los mejores shows que hayamos visto nunca tanto en tierra como en un crucero: Intense. Se trata de una combinación de acrobacias, coreografías en el agua (el escenario alterna entre agua y seco), slack line, y saltos de trampolín, con un ritmo trepidante y una escenografía muy cuidada. Lo dicho, de lo mejor que hemos visto nunca.

Restaurante mexicano «El Loco Fresh»

Y es que el entretenimiento es otro de los puntos fuertes del Wonder of the Seas, además del show del Aquatheater, en una semana de cruceros tendremos también un par de musicales de nivel Broadway para ver en el teatro, y otro fascinante show en la pista de hielo Studio B. Si, también hay una pista de hielo… que se transforma algunas tardes en circuito de batallas laser mediante un laberinto hinchable.

En cuanto a la gastronomía, el restaurante principal, de tres pisos, con una gran lámpara cromada en su atrio central, es espectacular, y la comida no defrauda. También hay que mencionar que el buffet Windjammer ha sido redimensionado respecto a los barcos anteriores, ahora es mucho más amplio y cómodo. La lista de restaurantes especiales es amplia, desde El Loco Fresh, taquería mexicana incluida en el precio, hasta Chops Grille, asador de carnes premium de estilo formal, hay toda una gama de opciones. Nosotros probamos el japonés Izumi, y que delicia, da gusto cuando te sirven un sushi de tanta calidad y excelente presentación.

Uf! Sin duda, como explicamos al principio, hay tantas emociones por vivir en el barco de cruceros más grande del mundo, que merece la pena aprovechar que este año está en el Mediterráneo para probarlo. Podrían ser las mejores vacaciones de tu vida.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios