Cómo volar con bebés y no morir en el intento

0 comentarios
Cómo volar con bebés y no morir en el intento
Valora este post

La maternidad está llena de nuevos retos y viajar en avión con los más pequeños es uno de ellos. Se acercan las vacaciones de verano y empiezas a preguntarte si este año podrás viajar a ese destino de playa que tanto te gusta…

¿Es posible volar con bebés y no morir en el intento? Sí. Aquí van 9 consejos claves que harán tu viaje más cómodo y feliz.

1. PADRE PREVENIDO VALE POR DOS

Cuando viajas con bebés la planificación es imprescindible. Para viajar con más espacio, al comprar los pasajes intenta pedir los asientos de la primera fila. Llega al aeropuerto con mucho tiempo de antelación y llévate algo para picar por si se te complica el día. Si tienes una mochila porta-bebés merece la pena viajar con ella. ¡Te vendrá bien tener las manos libres de vez en cuando!

2. ¡LECHE AL PODER!

El hambre nunca fue un buen compañero de viajes. Aún menos si se trata de viajar con bebés. Si das el pecho, asegurate de tener ropa cómoda y adecuada. Si el bebé toma biberón, no olvides llevarlo en la bolsa de mano. ¡Facturarlo sería terrible! La normativa que prohíbe llevar productos líquidos en el equipaje de mano tiene una excepción: la comida del bebé. Intenta ofrecerle la comida durante el despegue y el aterrizaje, así podrás atarle el cinturón si problemas y aliviar un poco las posibles molestias de los oídos. Si el bebé usa chupete, llevar dos por si uno se pierde.


3. PIENSA COMO UN MÉDICO

No salgas nunca de viaje sin su cartilla de nacimiento y, en el caso de volar fuera de España, sin su tarjeta sanitaria europea. Las bolsas por si vomita y la ropa extra son otros de nuestros imprescindible. Si le están saliendo los dientes, no olvides su mordedor preferido y el gel gingival. Y siempre ten a mano el remedio por excelencia: el Apiretal. Nunca sabes si lo vas a necesitar.

4. RECURRE A “TUS INFALIBLES”

Si temes vivir uno de esos instantes de desesperación en el que nada de lo que hagas parece funcionar… respira hondo y estate tranquilo. Normalmente, te enfrentas a esos momentos continuamente. Recuerda que cada progenitor tiene sus trucos infalibles para mantener al bebé ocupado. El “veo veo”, jugar a los pilotos o “el avión”, su peluche preferido… Intenta elegir un juguete que no haga mucho ruido y que sea fácil de recoger si se cae. Recuerda que las aerolíneas suelen tener coloridos pack diseñados para distraer a los más pequeños.

5. CALMAR AL BEBÉ

Unas de las posiciones que mejor funcionan para calmar al bebé es elevándolo por encima de tu cabeza. Ver tantas caras nuevas seguramente llamará su atención. Recuerda que no debes hacerlo durante el despegue ni el aterrizaje.


6. CAMBIAR EL PAÑAL CON FRECUENCIA

Si tienes varios vuelos en tránsito no olvides cambiar el pañal antes de subir al siguiente vuelo. Así te evitarás sorpresas inesperadas. Incluye en tu bolsa de mano un cambiador portátil y suficientes pañales.

7. COMODIDAD AL PODER

Evita vestir al niño de forma poco práctica. Un niño incómodo es un niño menos feliz. Así que asegúrate de elegir un conjunto fácil de quitar. Otra recomendación es vestirle en capas, así podrás actuar con rapidez ante los cambios de temperaturas. Las compañías aéreas suelen tener mantas para los pasajeros. Solicítala si necesitas una almohada de lactancia improvisada.

8. NO SE ACABA EL MUNDO

Si tienes pensado viajar con un bebé haz una buena lista con antelación. Un par de días antes del viaje será el momento de reducirla a lo más imprescindibles. Y es que el universo del bebé ya tiene demasiadas cosas a su alrededor. ¡Evita llevar ropa en exceso! Calcula unos dos o tres conjuntos por día. Recuerda que la mayoría de los destinos estás llenos de farmacias, tiendas y supermercados.

9. DISFRUTA DEL VIAJE

Y lo más importante, disfruta de tus primeros viajes en avión con el bebé. Estar relajado hará que tu bebé también lo esté. Piensa que para él todo será una bonita aventura.

Dejar comentario
Etiquetas: , , , ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios