Barcelona para viajeros en busca de desconexión y aire puro

¿Buscas un destino para relajarte y disfrutar al aire libre del mar y la montaña, donde no falten ni la cultura ni la mejor gastronomía? ¡Lo tenemos y bien cerca!

0 comentarios

Amantes del slow tourism, ¡estáis de enhorabuena! Hoy os traemos un destino que os va a encantar por muchas razones. Un lugar donde sentiréis que el tiempo se ralentiza y que podéis daros un respiro, donde lo importante es dedicar atención a los detalles, a las pequeñas cosas. La provincia de Barcelona es un espacio anhelado de desconexión para recuperarnos a nosotros mismos.

¡Vamos allá! A descubrir algunos de los rincones y los planes más apetecibles para sumergirnos en una provincia que tiene mucho más de lo que cabría imaginar.

El verano es una época excelente para descubrir la montaña de Montserrat, macizo emblemático de Barcelona cuyas cumbres gozan de gran popularidad entre los senderistas. El Parque Natural de Montserrat, atravesado por rutas de diferente dificultad, invita a una buena caminata admirando el bello paisaje de encinas, robles, pinos y tejos.

Montserrat

A Montserrat algunos le dicen la “montaña mágica”, pues hay toda una leyenda en torno a ella que atrae a los amantes del misterio y hasta a los aficionados a la ufología. Y, sin duda, algo muy especial debe de tener para haber fascinado a personalidades como Goethe o Humboldt.

Como es sabido, este macizo imponente alberga la soberbia abadía de Montserrat, centro de peregrinación donde se venera a “La Moreneta”, la Virgen de Montserrat, que es patrona de toda Cataluña. La abadía –visita imprescindible, pues solo la Sagrada Familia recibe más turistas– es un monasterio perteneciente a la Orden de los Benedictinos, fieles a la famosa regla de San Benito “Ora et Labora”.

Puestos a descubrir lugares singulares de culto, en Barcelona hay que visitar la Cripta Gaudí o Cripta de la Colonia Güell. Esta original construcción, concebida como iglesia para los trabajadores de la colonia industrial, fue el “laboratorio” donde Antonio Gaudí ensayó las innovaciones arquitectónicas que después plasmó a gran escala en la Sagrada Familia. Es un buen punto de partida para asomarse a la visión onírica de este genio de la arquitectura cuyo nombre es inseparable del de Barcelona.

Cripta Gaudí

Para palpar la atmósfera de la Barcelona industrial del siglo XIX, no dejéis de recorrer las calles de la Colonia Güell. Son el relato puesto en valor de un tiempo en el que Cataluña prosperó gracias a su pujante industria textil. Una época en la que el modernismo se abrió paso como corriente vanguardista, decidida a trasladar el arte a todas las facetas de la vida, incluyendo las más cotidianas.

Y hablando de lo cotidiano hecho arte, ¿cómo no prestar atención a la buena cuina catalana y a los vinos de la tierra? Las comarcas barcelonesas presumen con razón de su gastronomía tradicional, exquisita. La coca catalana, la butifarra con mongetes, la escudella i carn d’olla, el suquet de peix o el fricandó son algunas especialidades de esta tierra alabada en las guías de gastronomía.

Enoturismo

Las experiencias de enoturismo constituyen el plan perfecto para combinar con lo anterior. La provincia de Barcelona cuenta, ni más ni menos, que con cinco denominaciones de origen del vino y el cava. Existen itinerarios señalizados entre viñas para conocer a pie de vid el terreno y también una ruta en coche que une Castellet y Sadurní d’Anoia, la “capital del cava”.

Pero no olvidemos que estamos en verano y que nada hay más apetecible que darse un buen chapuzón en el mar. Con un centenar de kilómetros de costa, la provincia de Barcelona ofrece núcleos turísticos tan populares como Calella, Sitges o Castelldefels. La proximidad de la montaña al mar da lugar a unos paisajes preciosos que animan al contacto con la naturaleza.

Sitges

El consejo experto de Logitravel es que no dejes pasar la oportunidad de explorar esta provincia costera. Si quieres sentir la brisa del Mediterráneo y respirar el aire puro de los pinares, Barcelona es un destino a tu medida. J

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios