Palma, el destino que querrás visitar sí o sí en tu próxima escapada

0 comentarios

Palma es un destino privilegiado en pleno mar Mediterráneo. Su cultura relajada es la mezcla perfecta de mar, ciudad, paisajes, arquitectura, naturaleza, modernidad, tradición, rica gastronomía y deporte. Una ciudad mestiza que combina con muy buena armonía el legado romano, musulmán y cristiano.

Con la Catedral de Mallorca como vigía y símbolo, su casco histórico es uno de los más grandes y mejor conservados de Europa. La urbe de color miel, hecha de piedra, murallas y patios abiertos, invita a dejarse sorprender.

Catedral de Mallorca

Catedral de Mallorca

La ruta modernista es una muy buena elección para no perderte nada, ya que este estilo es el más dominante en su arquitectura. Este itinerario tiene en el edificio Casasayas y en la Pensión Menorquina uno de sus referentes visuales. Se trata de dos edificios construidos a partir de la simetría y el dinamismo propios de la corriente modernista “Art Nouveau”. Las plantas bajas exhiben elementos como columnas metálicas y los pisos presentan un diseño y un tratamiento ondulado que aporta movimiento. Los hierros de los balcones y la madera de los ventanales completan este efecto. No abundan los ornamentos, aunque la inspiración de la naturaleza se refleja en helechos, acantos y mariposas, representadas en los capiteles y en el hierro forjado de los balcones.

Otra de las edificaciones dignas de contemplar es la Can Forteza Rey, de la que llama la atención su profunda decoración escultórica en las tribunas y miradores, superpuesta al lienzo de pared de temas vegetales, florales y animales, destacando una cara monstruosa flanqueada por dos dragones alados situados en la segunda planta.

La ciudad balear guarda muchos secretos en sus rincones, como los relojes solares. Y es que, curiosamente, Mallorca concentra el mayor número de relojes solares por kilómetro cuadrado, con un total de 829 relojes, de los que 112 se encuentran en Palma. :O ¿No es increíble?

Relojes solares

Relojes solares

Estas piezas pueden encontrarse fácilmente en los edificios más característicos de la isla, como iglesias, conventos, calles, plazas, edificios públicos y privados, revelando un desconocido “paraíso Gnomónico”.

Para conocer la magia y los secretos de estos objetos, puedes seguir dos itinerarios. El primero transcurre por el casco antiguo y alberga las piezas más antiguas, destacando los relojes solares de la Plaza Juan Carlos I (sobre la fachada frente al Borne), el de la Iglesia de San Nicolás (en el lateral de la Plaza de Santa Catalina Tomás) y el de la calle Bolsería 1 (sobre la fachada).

El segundo recorre el paseo marítimo. En este trayecto descubrirás las piezas de construcción más reciente y, por tanto, de características más técnicas. Los relojes del Parc de la Mar (junto al edificio de la Aduana), del Muelle Viejo y del secadero de redes, son algunos de los que resaltan. Además, en las zonas ajardinadas de este recorrido existe una importante colección de estos objetos monumentales realizados por Rafael Soler, socio de honor de la Asociación de Amigos de los Relojes de Sol (AARS). ¡No podrás parar de mirar a cada rincón!

Parc de la Mar

Parc de la Mar

Los amantes del deporte también tienen su sitio en Palma. El circuito de trail running alrededor del Castillo de Bellver es perfecto para los corredores más expertos. Con nueve kilómetros por el Parque de Bellver -un auténtico pulmón verde-, es una interesante forma de conocer los orígenes de la capital mallorquina y, a la vez, mantenerse en forma. Rampas, pendientes y torrentes conectan las diferentes vías de esta ruta, pasando por senderos como el Camino del Polvorín, el Camino de los Prisioneros, el Camino de la Bruja Juana y la inclinada y agotadora cuesta conocida popularmente como La Dolorosa, que te dejará sin aliento.

Tail running

Tail running

Otro de los puntos de interés del circuito es el Sendero de las Canteras, un bonito camino que finaliza en el Castillo de Bellver con unas fantásticas vistas al mar. Durante la ruta también encontrarás el parque infantil Jovellanos, con fuente de agua potable y las cuevas del castillo, de las cuales se extrajo la roca para construirlo.

Castillo de Bellver

Castillo de Bellver

Y, por supuesto, no puedes regresar a casa sin probar su excelente gastronomía, donde la ensaimada es la gran joya de la corona. Este manjar es ideal para el desayuno, el postre o la merienda y se caracteriza por su forma de espiral, su color dorado casi brillante y su textura firme y crujiente.

Este popular bollo se ha reinventado con el objetivo de deleitar a los paladares más exigentes. Desde los más reputados chefs de Palma hasta los hornos y panaderías más veteranos se aventuran a innovar dando lugar a nuevas creaciones que, sin duda, te sorprenderán con sus originales combinaciones de texturas y sabores.

En el restaurante Aromata se puede degustar una ensaimada de cerdo desmechado, queso cheddar y cebolla dulce; mientras que el Fornet de la Soca apuesta por una espectacular ensaimada de patata trenzada con sobrasada, Botifarró de Cerdo Negro ecológico y bolitas de confitura casera de membrillo.

Por otro lado, encontramos innovaciones dulces como la ensaimada con limón natural y azúcar, del Horno Santo Cristo; la de crocanti, en el emblemático Forn des Pont, que te impresionará por su juego de texturas; o la rellena de higo, el producto estrella del Forn de Sant Agustí. ¡No sabrás cual elegir!

Gastronomía tradicional

Gastronomía tradicional

Palma es el destino perfecto para hacer una escapada inolvidable en un ambiente sinigual. ¿Preparado para dejarte hechizar por sus encantos?

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios