Hungría te espera este verano

0 comentarios

Tras la retirada de las restricciones el pasado 24 de mayo, los alojamientos y los servicios turísticos están completamente disponibles sin ningún tipo de limitación. Hungría es un lugar seguro para disfrutar de las vacaciones.

Budapest, Gellert Hill

Budapest, Gellert Hill

Así que, si estás buscando un destino europeo al que escaparte este verano, ¡Hungría te está esperando! Con toda seguridad por bandera, el país está más que preparado para recibir a viajeros de todo el mundo este verano.

No te pierdas este post, en el que te contamos cuáles son los principales atractivos que no puedes perderte.

 

Visitas imperdibles

Todo viaje por Hungría debe comenzar, indudablemente, por su capital: Budapest. Esta ciudad ofrece un gran número de planes para todos los gustos y lugares que visitar. Entre ellos, destacan la plaza Kossuth, donde se encuentra el espectacular Parlamento, el tercero más grande de todo el mundo, cuyo cambio de guardia bien merece ser admirado; la Plaza de los Héroes, con las estatuas de los fundadores del país; el Puente de las Cadenas, símbolo de la unificación de la ciudad; y, entre muchos otros, el Bastión de los Pescadores, sobre la colina de Buda, un mirador imprescindible desde el que obtener una bella panorámica. Además, hay nuevos atractivos en la ciudad que sorprenderán a los que ya la hayan visitado como la Casa de la Música.

Budapest

Budapest

En Pécs, al suroeste, la fusión de antigüedad y modernidad es más que visible, con Dóm tér y el Centro de Visitantes Cella Septichora, que muestra tumbas paleocristianas históricas; y la famosa calle de los museos, Káptalan Utca, todo un “must” para los aficionados al arte.

También merece la pena visitar la localidad de Sopron, en la zona noroeste de Hungría, que presume de contar con uno de los cascos históricos más bonitos. No te pierdas la Puerta de la Fidelidad, la Torre del Fuego, con 60 metros de altura; la Iglesia de la Cabra, la Casa Fabricius, museo arqueológico con sarcófagos romanos; y, para los más golosos, la fábrica de chocolate Harrer.

 

Naturaleza para desconectar

Si eres todo un amante de la naturaleza y del turismo activo, la región de Balatón te enamorará. Entre montañas volcánicas y lagos podrás practicar múltiples actividades como paseos en bici, senderismo, escalada, tiro con arco, salto en trampolín, aventura en trineo o kayak.

Cerro Badacsony

Cerro Badacsony

Además, podrás descubrir edificios históricos -castillos, claustros en ruinas, torres de vigilancia…-, como el Palacio Festetics, símbolo de la arquitectura barroca donde bien merece una mención su parque declarado Reserva Natural.

 

Relax en sus aguas termales

Uno de los puntos fuertes de Hungría son sus balnearios, con aguas termales perfectas para relajar cuerpo y mente. Los hay repartidos por toda la geografía, pero en este post te recomendamos los mejores: el de Gellért, el más famoso del país, que se inauguró a principios del siglo XX; el de Széchenyi, cuyas aguas salen de la segunda fuente más profunda de la capital; el de Rudas, con una piscina más que espectacular en su azotea; y el de Miskolctapolca, en pleno monte, para entrar también en contacto con la naturaleza.

Budapest, Széchenyi Baths

Budapest, Széchenyi Baths

Completa agenda de eventos

Hungría acoge a lo largo del año numerosos eventos de gran calibre a nivel internacional, más aún, durante la temporada estival.

Los más culturetas y aficionados a la música tienen una cita ineludible del 11 al 17 de agosto con el Festival Sziget, en Budapest, con una programación muy completa para todas las edades y gustos. Del 5 al 11 de septiembre, la Budapest Beer Week regresa para ofrecer lo mejor de la cerveza artesanal en el corazón de la capital, con degustaciones, música en directo, casetas de comida… ¡Toda una celebración!

 

Bocados para deleitar el paladar

Sin duda alguna, Hungría también te enamorará a través del paladar, gracias a su excelente gastronomía, basada en los sabores picantes, sopas, guisos, quesos y carnes.

Gastronomía

Gastronomía

En cualquiera de sus restaurantes y bares podrás pedir platos tradicionales como el gulasch, guiso con carne, vegetales y patas; el lángosm, pan frito con crema agria y queso; y los hortobágyi, rellenos de carne molida, cebolla frita y cubiertos con una salsa agria. Acompaña cada bocado con un vino típico de la tierra. ¡Tienes una gran variedad para elegir!

Hungría está más preparada que nunca para recibir a sus viajeros. ¿Serás tú uno de ellos? Seguro que te hemos convencido… 😉

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios