5 buenas razones para explorar Dordoña-Périgord en el suroeste de Francia

0 comentarios

Retroceder en el tiempo hasta la prehistoria, pasear por las calles empedradas de un pueblo con carácter, practicar actividades al aire libre, disfrutar de la buena gastronomía local, visitar lugares históricos y naturales excepcionales… Es lo que podrás descubrir, vivir y disfrutar explorando Dordoña-Périgord, un destino comprometido con el turismo sostenible y responsable.

Situado en la región Nouvelle-Aquitaine, Dordoña-Périgord te sorprenderá por la cantidad de tesoros que podrás descubrir a través de la Ruta mágica por Dordoña-Périgord (Valle del Dordoña), un itinerario en coche de 6 días / 5 noches para explorar este rincón de Francia a tu aire.

Te damos 5 buenas razones para seguir esta ruta:

Conocer la riqueza de su patrimonio arquitectónico

Catedral Saint-Front

Podrás descubrir sus 3 Ciudades de Arte e Historia; Périgueux, Sarlat y Bergerac.

Périgueux es la capital de Dordoña-Périgord y refleja matices medievales y renacentistas en sus calles y edificios. Su Catedral Saint-Front está incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco dentro del bien cultural en serie denominado “Camino de Santiago de Compostela”.

Sarlat concentra numerosos monumentos que puedes ir descubriendo dando un paseo a pie por sus entramadas callejuelas. Entre los más destacados se encuentran la Catedral de Saint-Sacerdos, la Plaza de las Ocas o la misteriosa Linterna de los Muertos.

Con un destacado patrimonio arquitectónico y vitivinícola, la prosperidad de Bergerac se ha basado en el comercio del vino, gracias sobre todo al río Dordoña, que servía de vía de transporte. Tómate el tiempo de descubrir algunos de los 10 Pueblos Más Bellos de Francia que alberga. Y Ciudades con Carácter como Brantôme o bastidas (arquetipos de ciudad nueva en la Edad Media), de las cuales Monpazier es uno de los mejores ejemplos.

Recorrer 400 000 años de historia humana

Cueva Lascaux

Un conjunto de 15 yacimientos prehistóricos y cuevas decoradas del valle del Vézère (conocido como el Valle del Hombre), está clasificado como Patrimonio Mundial de la Unesco. Presenta un excepcional interés etnológico, antropológico y estético con sus pinturas rupestres, en particular las de la cueva de Lascaux.

No te pierdas una visita al Centro Internacional de Arte Parietal de Montignac-Lascaux, una réplica casi completa de la cueva original. El valle del Vézère también ha sido clasificado como Grand Site de France por la calidad de su entorno.

Dejarse sorprender por la belleza del valle del Dordoña

Limeuil, uno de los «Pueblos Más Bellos de Francia». @Déclic & Décolle

Disfrutando del río Dordoña, de paisajes idílicos, fortalezas encaramadas en los acantilados y pueblos emblemáticos.

El castillo de Castelnaud desafía a la fortaleza de Beynac en la orilla opuesta. El castillo de Milandes recuerda el amor de Josephine Baker por el Périgord. Los paseos en gabarra o canoa dan otra visión del valle de los castillos.

El valle del Dordoña también alberga 6 de los Pueblos Más Bellos de Francia: la bastida de Domme, el pueblo fortificado de Belvès y sus viviendas trogloditas, Castelnaud-la-Chapelle, La Roque Gageac, Beynac-et-Cazenac o Limeuil.

El río Dordoña y toda su cuenca han sido clasificados en 2012 como Reserva del Hombre y la Biosfera por la UNESCO.

Disfrutar de cada momento en el país de Bergerac

Quai Bergerac

En el corazón de famosos viñedos (Monbazillac, Pécharmant, Montravel…), repartidos en 12.000 hectáreas, se encuentra la ciudad de Bergerac, cuyo nombre se asocia a menudo con el de Cyrano, el famoso personaje de la nariz larga (creado por Edmond Rostand) que, sin embargo, no era el verdadero hijo del país como pudo serlo Michel de Montaigne.

En Bergerac, una visita obligada es Quai Bergerac, instalado en un antiguo claustro, donde podrás catar los vinos de Bergerac y Duras. Frente al río Dordoña, en la terraza del edificio, podrá degustar tablas de charcutería, quesos locales…
Desde Bergerac podrás también descubrir bastidas de la Edad Media (Monpazier, Beaumont du Périgord, Eymet), castillos (Biron, Bridoire, Monbazillac) o el claustro de Cadouin.

Saborear Dordoña-Périgord y conocer sussavoir-faire

Trufa negra del Périgord

En todos los menús de los mejores restaurantes de la región encontrarás pato en sus diversas formas: confit de pato, pato conservado en su grasa, magret de pato o el conocido foie gras de pato. Otras delicias son la trufa negra del Périgord (únicamente en el mercado de diciembre a febrero), el foie de oca o la nuez.

Te animamos a realizar la “Ruta de los Vinos” para conocer de cerca el trabajo de los viticultores, visitar sus bodegas y, por supuesto, participar en una degustación de vinos.

Conoce los savoir-faire de Dordoña-Périgord visitando los talleres de creadores locales: las tiendas de artesanos en Terrasson o el Polo de los oficios de Arte en Nontron, reconocida por su cuchillería.

Dordoña-Périgord lo tiene todo para que te enamores de su espectacular encanto natural y cultural. Un destino ideal para tus próximas vacaciones. #ExploreFrance

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios