Mallorca: Una isla con sabor y tradición

0 comentarios

De España conocemos por cultura sobre todo el flamenco, las corridas de toro y su particular desarrollo en el fútbol. Sin embargo, la tierra española tiene mucho más que ofrecer. En esta ocasión Mallorca se exhibe entre líneas para mostrarse no solo como una isla sino como tierra de sabor y tradición auténtica y divina de la madre patria.

 

Mallorca es una de las islas más extensa de España, por esta condición se ha convertido en el atractivo turístico de muchos viajeros. Además, que al hablar de deportes y actividades marítimas de esparcimiento, el territorio isleño ofrece una gran ventana de oportunidades. Esta isla mallorquina está siempre lista para recibir a sus visitantes con su sabor y tradición culinaria.

 

Cuando viajas, no son solo tus pies los que quieren otro ritmo, también tus sentidos anhelan un cambio. Mallorca te ofrece las mejores sensaciones para tu paladar. Además, contarás con la frescura de las hortalizas y carnes de la isla, ya que Mallorca ha desarrollado la ganadería y la agricultura durante siglos. Así que, no solo disfrutarás de la sazón sino de una tradición culinaria que ha predominado durante muchos años.

 

¿Alguna vez has ido a algún sitio con la expectativa de lo que comerás? ¿Si te gustará o no? Pues al viajar a esta isla puedes despejar de tu mente esas preocupaciones del viaje pues la tradición culinaria que te recibirá no te defraudará. Desde una excelente entrada en el desayuno, hasta la cena pasando por la comida son un festín ideal a tus gustos.

 

Empieza un día con un desayuno típico Mallorquín

Tradicionalmente en las mañana puedes disfrutar de una de las comidas más conocida en España, pero propia de Mallorca, la ensaimada, un dulce que muchos ya lo han acostumbrado a comer en el desayuno. Este plato es pasta blanda y cocida con sebo, de forma circular y espolvoreada con azúcar glaseada que puede medir hasta 15 cm de diámetro.

 

Si no consideras un dulce como desayuno por tu rutina cotidiana, seguro te deleitarás con el pa amb oli, un plato más sencillo, pero igual de atractivo. Esta entrada del día es una de la más típicas de Mallorca, consta de pan relleno con tomate y otros ingredientes como el aceite de oliva, embutidos...

 

Recarga fuerzas con las delicias de Mallorca

Después de distraerte en las atracciones turísticas, marítimas y culturales de la isla ya es momento de recargar energía con una buena comida digna de recordar con gracia para próximas visitas y viajes. Una muy buena opción es degustar un buen plato de tumbet. Parecido a la samfaina, sus ingredientes principales son las patatas, berenjenas, tomates y pimientos rojos. ¡Bon profit!

 

Concluye el día degustando la tradición Mallorquina

Cae la noche y el día debe cerrarse con broche de oro. Si estás acompañado de tu pareja o familia haz del momento un espacio inolvidable, solicitando para cenar el frit mallorquí que es una fritura de carnes propias de la isla en aceite de olivas acompañada de vegetales variados también frescos de la localidad.

 

Si el estilo de carnes fritas te parece demasiado, para una cena inolvidable la sobrassada es un opción bastante ideal para combinar tradición, buen sabor y un toque picante. Esta se elabora con carne de cerdo y su característico color rojo proviene del pimentón que se utiliza junto con la sal y la pimienta para mezclarlo con la carne picada.

 

Claro está que existe una variedad de platos, postres y bebidas que puedes probar, pero si buscas tradición y experiencias nuevas en el viaje, los platos anteriormente recomendados son ideales para cerrar un día en la maravillosa isla de Mallorca. Al final, la elección es tuya y la isla te acompañará en esta aventura.

 

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios