Las mejores ciudades de España para viajar en invierno

0 comentarios
Más allá de la nieve, viajar en invierno tiene su encanto. El paisaje es bien distinto al del resto del año y el ambiente de cada lugar es bien distinto. El cuerpo pide viajar también en estos meses, pero con actividades bien distintas a las de otras estaciones del año.
En invierno apetece viajar a ciudades en las que se pueda disfrutar de un invierno de verdad, pero sin extremos. Sentir el frío del lugar, contemplar un paisaje nevado, ir bien abrigado, sentir la necesidad de una bebida o comida caliente, agradecer la vuelta al hotel tras un día de caminata y disfrutar de una ducha caliente y reconfortante. Y acompañar el viaje de la degustación de los platos más invernales y de cuchara de la gastronomía de cada ciudad, pues el cuerpo lo pide estos días.
Estas son algunas de las cosas que a todos nos gustan cuando viajamos por España en invierno. Sobre todo cuando se elige una ciudad para pasar unos días. Porque viajar a otras zonas es algo distinto. Pero claro, en invierno hay que tener bien presente la cuestión meteorológica: los temporales de frío son un aspecto a tener en cuenta si uno no quiere encontrarse con la sorpresa de un manto blanco que le impide moverse del hotel; también los temporales de lluvia y viento, que no sólo no le deja salir a la calle, sino que se lo puede llevar…
Así pues, lo primero a la hora de elegir destino en invierno es revisar bien el parte meteorológico. Después, elegir la ciudad a la que vamos a viajar. Y acto seguido revisar el armario y comprobar que chaquetas, guantes, bufandas, etc., están a punto.
¿A qué ciudades de España recomendaríais viajar en invierno? ¿Cuáles son las mejores ciudaes de España para viajar en invierno?…para nosotros las mejores, y por tanto las que os recomendamos, son las siguientes:
1) Cuenca: nada como disfrutar de una de las ciudades más encantadoras de España. Cuenca permite disfrutar de naturaleza, con la Ciudad Encantada en plena serranía, y de patrimonio, su punto más fuerte. Sus famosas casas colgadas, el entorno de la Plaza Mayor, la Catedral, el Parador y el entorno del río Huécar, junto con un buen morteruelo, unos zarajos, una caldereta o un ajoarriero, por ejemplo, en alguno de los muchos bares en los que tapear por toda la ciudad, hacen de Cuenca un buen destino para una escapada de invierno.
2) Granada: destino para todo el año. Cualquier momento es bueno para disfrutar de Granada. Pero en invierno, a pesar del frío, también da mucho gusto viajar a Granada. El encanto y el ambiente de sus calles es el mismo durante todo el día. Con la diferencia de que las tapas entran mejor que nunca para recargar energías y subir un poco la temperatura corporal tras las caminatas por su centro histórico.
3) Toledo: la Plaza de Zocodover, el majestuoso Alcázar, la Plaza del Ayuntamiento, la Catedral, la Iglesia de los Jesuítas, la Mezquita del cristo de la Luz, el legado de El Greco…y así hasta no parar de enumerar los grandes tesoros patrimoniales y artísticos de una de las ciudades más bonitas de España, donde el invierno también aprieta cuando hace presencia pero que con una buena degustación de alguno de us platos típicos cocinados a base de carne de caza, se hace mucho más llevadero. Y si además se riega con un buen vino D.O. La Mancha, pues mejor que mejor para disfrutar de Toledo.
4) Logroño: la capital riojana es una de las ciudades más acogedoras para disfrutar del invierno. La monumental concatedral de Santa María de la Redonda, el entorno del Río Ebro, las iglesias de San Bartolomé y de Santiago, su encantador casco antiguo o la zona de la Gran Vía y la Calle Laurel, son lugares que deben visitarse al viajar a Logroño. Pero lo que sin duda no se debe olvidar es disfrutar de sus vinos, de los caldos D.O. Rioja, sobre los cuales nada cabe decir más que asegurar que si apetecen degustar durante todo el año, en invierno todavía más, ¿verdad?.
5) Alicante: el invierno de la costa de levante es bien distinto al de las ciudades anteriores. Pero cuando llega de verdad también se nota. Y es entonces cuando se agradece visitar ciudades como Alicante, donde durante el día el frío no suele notarse como en las otras pero por la noche, si uno se despista y no anda abrigado…el frío humedo se lo recordará. Ahora bien que en ese caso, la ciudad cuenta con una amplia oferta comercial y de restauración, que sumada a su frente martímo, su Castillo de Santa Bárbara, el casco antiguo, el conocido Barrio de Santa Cruz, la amplia oferta de museos, entre otros, hacen de Alicante un destino para disfrutar también del invierno.
Dejar comentario
Etiquetas: ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios