Consejos sanitarios y de seguridad para viajar con niños

0 comentarios

Cuando se acerca la temporada de vacaciones muchas familias se emocionan y empiezan a preparar sus maletas para disfrutar un tiempo en la playa, montaña, el campo o la ciudad, sin embargo, no todas son así; hay quienes sufren de tan solo pensarlo y se niegan completamente porque tienen niños pequeños en casa y temen por su seguridad.

Sabemos que salir de vacaciones con los hijos puede ser una experiencia muy gratificante más si cabe si está repleta de aventuras. Para que así sea desde Logitravel os animamos a que se tomen las previsiones para que no exista ningún contratiempo y disfrutéis de los días más especiales del año en compañía de aquellos a quien más quieres.

Las preguntas más frecuentes cuando hay niños pequeños en casa son: ¿tomamos las vacaciones?, ¿Qué llevamos?, ¿será muy peligroso?, ¿está muy pequeño para viajar?, ¿se adaptará al viaje?... Estas y más son las interrogantes que los padres tienen presente y en ocasiones evitan que hagan un viaje en familia por temor de la seguridad de los más pequeños.

Por estás dudas hemos seleccionado varios consejos para viajar con niños sin descuidar su seguridad.


1. Informate de las necesidades de los pequeños de la casa. 

Lo primero que debéis hacer previo a las vacaciones es investigar todo lo que puedas sobre los sitios a los que deseas ir con tu familia. Haz una lista y elige uno, infórmate sobre todo lo que necesitaran tú y los niños para visitar a aquella región o país, en especial si el destino es en el extranjero.
Atención, quizás necesitéis algo de esto:

  • Visado.
  • Vacunas.
  •  Medicinas.
  • Informe médico.
  • Permiso especial.
  • Comidas especiales (esto es para aquellos que tengan una dieta concreta o necesite de algún tipo de alimento que no se encuentre en el destino del viaje).

Estos consejos deben aplicarse en todo tiempo, previo al viaje e incluso durante él. Nunca estará demás investigar, dado que el éxito de tu viaje en gran manera dependerá de esto.

2. Consulta al médico antes del viaje.

Con un lapso de aproximadamente cuatro u ocho semanas antes del viaje es recomendable que visites a un doctor en centros especializados en viajes, si lo hay en tu país, dirígete a tu doctor de cabecera y explícale tu intención de de viajar, más aún si este debe ser por un tiempo prolongado, como trabajo o estudios en el extranjero. Esto debe adoptarse con mayor atención si el país al que viaja no tiene una sanidad lo suficientemente avanzada como para tratarle de cualquier problema.

Una vez que tengas la información sobre el lugar y los detalles que te mencionamos anteriormente, viene el proceso de hacer todo lo posible para protegerse previo al viaje, por ejemplo colocándose las vacunas necesarias (sobre todo si vas a países de América del Sur o de África), como:

3. Adapta el transporte a las necesidades de los pequeños pasajeros.

Sea en avión o en coche coche debéis tener en cuenta algunos de los principios básicos para hacerle el viaje más agradable tanto a los niños como a ti mismo.

Si decidís volar a la hora de viajar…

Si tenéis que tomar uno o más aviones para llegar a tu destino por tu comodidad y la de los niños es que tengas en cuenta las siguientes indicaciones:

Reservar con tiempo: Quizás eras de aquellas personas que solían reservar a última hora porque te adaptabas a todo lo que pudiese surgir. Ahora no podrás hacer eso nuevamente, por lo menos mientras que tus hijos sean pequeños, ¿por qué? Porque así podrás planificar aspectos importantes que te permitirán tener un buen viaje, como:

  1. Elegir la posición de los asientos: ¿ventana, pasillo o centro? Dependiendo de la edad del menor, hay lugares que le favorecerán mejor, por ejemplo, si deseas evitar que tenga libertad de levantarse e ir al baño no lo ubicaras en el pasillo. Si es un bebé de brazos, hay aviones que en el centro tienen mayor espacio en caso de emergencia, este lugar puede ser usado para colocar un moisés que te pueden facilitar las azafatas.
  2. ¿Viajar de día o de noche? Por lo general los vuelos de día suelen ser más económicos que los nocturnos pero si vais a hacer un viaje de más de tres horas, es preferible que sea de noche o cercano a la hora de dormir del pequeño. Deberás invertir un poco más pero tendrás la seguridad que no habrá inconveniente con los demás pasajeros por el llanto del bebé u otra cosa que los padres están acostumbrados pero a los demás puede molestarle.

Si decidís que el viaje es en coche…

Ir en auto puede ser más sencillo que viajar en avión pues forma parte de la rutina del niño igual como cuando no está de vacaciones, pero aun así deberás tomar las medidas necesarias de seguridad:

  • Llevar un SRI (Sistema de Retención Infantil) correctamente instalado y adaptado a su peso y talla.
  •  Detenerse cada dos o tres horas mínimo, para comer, o ir al baño.
  • Evita darle de comer o beber mientras el coche está en circulación, pues existe un elevado porcentaje de riego de atragantamiento.
  • No llevar juguetes pesados sueltos en el auto, pues en caso de impacto o que debáis frenar bruscamente esos objetos pueden lastimar a alguien.
  • NUNCA dejar a un niño solo dentro del coche: está es muy importante, independientemente del poco tiempo que debas salir del auto si eso implica dejar solo al niño en él, no lo hagáis, llévalo contigo.

4. Cuidado a la hora de beber agua durante el viaje.

  • Agua embotellada: Como líquido de consumo habitual se debe tener claro que en momentos de viajar para poder ingerirla se necesita tener la garantía que está limpia y para evitar eso es preferible comprar agua embotellada, porque se conoce que el agua es un importante transmisor de enfermedades.
  • Elige bebidas calientes: al estar hervidas ofrecen mayor garantía de estar limpias de bacterias.
  • Agua de dudosa calidad: si no puedes conseguir agua embotellada, la solución es purificar el agua de forma rudimentaria, es decir, hervirla (hasta punto de ebullición). Esto te daría la tranquilidad de poder consumir el agua de forma segura y evitar enfermedades causadas por microorganismos patógenos que están en esas.
  • Si no es posible hervir el agua: En este caso puedes usar químicos que purifican como el cloro y el yodo que son los más frecuentemente utilizados para la desinfección.

5. El viaje se basa en enseñarles a viajar.

Desde muy pequeños se le debe hablar al niño sobre los riesgos que hay en el exterior y más si es un niño solo. Es necesario explicarle el proceso del viaje, qué debe o no hacer, en caso de emergencia. Una vez que estén en el lugar es bueno dar un recorrido y enseñarle cómo llegar hasta la habitación donde se hospedan.

6. Mucho cuidado con los alimentos y con la higiene.

  • Dentro de lo que puedas, consume alimentos que hayan sido cocidos. Consumir alimentos crudos si el sitio no tiene un buen sistema de sanidad no es recomendable. Evita ingerir todo lo que no haya sido cocinado, por ejemplo carnes en término medio, huevos escalfados…
  • Evita los alimentos que hayan permanecido mucho tiempo a temperatura ambiente (aun si están cocidos). Por ejemplo los lugares donde sirven tipo buffets sin cubierta o comida en la calle. En estos casos puedes estar en riesgo de contraer enfermedades como: Hepatitis A, o amibiasis (transmitidas por las moscas.
  • Lavarse las manos con agua y jabón. Este consejo que debe ser vital durante toda nuestra vida pero es obligatorio cuando se está viaje, en especial antes de preparar o consumir alimentos.

7. Importante tener al niño/a siempre a la vista.

Nunca, nunca, debes perderlos de vista, aunque estéis de vacaciones no debéis olvidarte de ellos, menos si tu destino es una playa, piscina o algún lugar que involucre riesgos.

Herramientas útiles:

Dispositivo de ubicación GPS, preferiblemente en la muñeca, aunque hay quienes lo ponen en la mochila.

Algún elemento que incluya la ubicación de los padres su dirección o números de contactos y nombres. Esto puede ser una pulsera simplemente un reloj.

Los viajes son para disfrutar, por ese motivo conviene tomar las previsiones adecuadas y disfrutar de unas vacaciones en familia sin importarnos la edad de nuestros hijos.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios