Consejos para ahorrar antes y durante un viaje

0 comentarios
Cuando nos disponemos a viajar, casi todos solemos contar con un presupuesto máximo desde el primer momento. Ese presupuesto suele cubrir todo, que básicamente se resume en: viaje, alojamiento, transporte en destino, comida, actividades y souvenirs.
 
 
Pero aún contando con un presupuesto máximo, la realidad es que casi siempre nos solemos pasar. Surge algún imprevisto, deseado o no, que nos descuadra el gasto del viaje. Y es entonces cuando nos echamos las manos a la cabeza, dependiendo del exceso del gasto.
 
 
¿Cómo podemos controlar el gasto del viaje? ¿Se puede ahorrar antes y después del viaje? Pues sí, se puede. Lo que pasa es que exige ser muy estricto, estar muy atento y tener paciencia, mucha paciencia para no dejarse llevar por los primeros precios que nos encontremos.
 
 
 Veamos en qué momentos y cómo se puede ahorrar:
 
 
- Antes del viaje:
 
Una de las fases en que más se puede ahorrar es antes del viaje. El precio del transporte, del alojamiento e incluso de las actividades en destino varía bastante según la antelación con que se reserve, el lugar desde / al que se viaje en caso de ser un vuelo, la temporada del año (grandes diferencias en temporada baja), el canal de compra y si se aprovechan los grandes descuentos por compra anticipada o por campañas puntuales.
 
 
Dedicando tiempo a buscar información referente a cada uno de estos aspectos, para posteriormente comparar los mejores precios y decidir la compra, el ahorro en el total del viaje está garantizado. Pero para ello hay que tener claro el destino, si no desde el principio sí a los pocos días de empezar a organizar el viaje, pues cada día que se invierte en buscar información también se deja escapar para aprovechar precios únicos.
 
 
Otra forma de conseguir grandes precios antes del viaje es recurriendo a los chollos de última hora. En este caso lo que se debe tener claro no es sólo el tope de presupuesto, sino que el destino queda en segundo plano.
 
 
- Durante el viaje:
 
Antes del euro era bastante fácil controlar el gasto durante el viaje por Europa, pues sólo había que limitarse al montante de divisas que uno había cambiado antes de viajar. Aunque siempre estaba la opción de tirar de tarjeta, que no era lo más recomendable. Pero ahora, para el caso de viajar por Europa, la cosa resulta más cómoda (salvo Reino Unido), pero no por ello más barata. Las recomendaciones básicas para ahorrar durante el viaje son sencillas:
 
 
- Visitas a museos y otros: informarse sobre los días de entrada gratuita de los museos o parques que uno desea visitar o también de los descuentos que uno puede aplicarse e incluso del precio ofrecido online o en otros lugares que no sean la propia taquilla de lugar que se visita, que suele ser donde más caro está.
 
 
- Comidas: preguntar a gente de la zona por lugares para comer suele ser una buena opción para no llevarse sustos. Lo más barato suele ser comer en mercadillos y puestos de comida al aire libre.
 
 
- Transporte: las tarjetas para varios días, los tickets de ida-vuelta y los bonos integrados, salen mejor de precio que comprar tickets individuales para cada viaje. Es obvio, sí, pero conviene recordarlo. En algunos destinos el transporte público no siempre es el más barato, hay alternativas (más o menos legales) a las que también se puede recurrir.
 
Dejar comentario
Etiquetas: ...

¿Qué opinas?

0 Comentarios