Costa Daurada, mucho más que playas de ensueño

0 comentarios

La semana pasada, en mi primer blog, te conté sobre mi viaje a una de las islas más hermosas del Caribe: Cuba. Ahora quiero invitarte a emprender un viaje inolvidable a un destino que lo tiene todo para no querer regresar a casa: Costa Daurada, un lugar bañado por las aguas tranquilas del Mar Mediterráneo, al sur de Cataluña. Su ambiente familiar, alegre y lleno de vida, sus bellos parajes, playas de ensueño, suculenta gastronomía, perfecta infraestructura turística, herencia cultural y patrimonio arquitectónico declarado Patrimonio de la Humanidad, hacen de Costa Daurada un destino digno para ser conocido.

Costa Daurada, un mar de sensaciones

Costa Daurada tiene un clima mediterráneo 100 % prácticamente los 365 del año, ¡nunca falta el delicioso sol!, cuyos reflejos dorados sobre el mar y la arena, bien le han valido a este destino el calificativo de dorada. Además, está muy bien comunicada por tierra, mar y aire, gracias a su proximidad a la ciudad de Barcelona. ¡No hay excusa para dejar de visitarla!

El parque temático PortAventura es un Must de Costa Daurada, ¡es considerado el mejor parque temático de España y uno de los mejores de Europa! Yo quedé gratamente sorprendido con su diseño, ambientación, atracciones y espectáculos. ¡Seguro repetiré y tú también!

Portaventura

En Costa Daurada te esperan cerca de 90 kilómetros de sol, playas y calas de todo tipo, rodeadas de naturaleza y paisajes de gran belleza, donde podrás practicar tu deporte náutico preferido. Yo por ejemplo hice una excursión a bordo de un catamarán y pasé un día increíble en el mar. ¡Te lo súper recomiendo!

Adentrándome un poco más en el interior de Costa Daurada, me encontré con su versión un poco más “salvaje”, perfecta para los amantes del turismo activo y los deportes al aire libre: montañas, bosques, ríos y parques naturales (como el Parque Natural del Delta del Ebro y el Parque Natural dels Ports) que merecen la pena conocer a pie o en bicicleta.

Parque Natural Delta del Ebro

Costa Daurada también es historia. Tuve la maravillosa oportunidad de conocer parte de sus monasterios, yacimientos, monumentos romanos, murallas, castillos, pueblos medievales y museos realizando la ruta del Cister y la ruta romana de Tarragona, por cierto, declarada Patrimonio de la Humanidad. ¡Un impresionante museo al aire libre!

Anfiteatro Romano de Tarragona

En cuanto a gastronomía, vale la pena destacar la tradición vitivinícola de Costa Daurada, que justamente se remonta al Imperio Romano, y que ha ido evolucionando con el paso de los años, logrando la máxima calidad. De hecho, ¡los vinos de la comarca El Priorat poseen fama mundial! Además, en torno al vino se realizan un sinfín de actividades como rutas, catas, conciertos y fiestas. Yo hice una ruta a caballo a través de la cual conocí gigantescos cultivos de la vid y una impresionante variedad de elaboración de vinos. Al final de la ruta disfruté una truita amb suc (un plato a base de espinacas y alubias) acompañada, por supuesto, de una buena copa de vino. ¡Salud… por tu próximo viaje!

Tradición vitivinícola

La próxima semana, otro destino me espera, ya te contaré qué tal me va, porque el mundo entero está en mi lista de lugares por conocer, ¡espero que en la tuya también!

Si quieres conocer las ofertas de Logitravel y reservar tu próximo viaje a Costa Daurada, ingresa a www.logitravel.com o visita #LogitravelStore en Ciudad de la Imagen – Kinépolis, Madrid.

Dejar comentario

¿Qué opinas?

0 Comentarios